Simpatizantes de Juan Guaidó ayer en Caracas - EFE / Vídeo: España reconocerá a Guaidó como presidente de Venezuela si Maduro no convoca elecciones

Sánchez sigue sin reconocer a Guaidó y legitima a Maduro para convocar elecciones

El dictador responde que «nadie nos va a someter. Jamás nos rendiremos»

Madrid/CaracasActualizado:

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, arrojó ayer un nuevo jarro de agua fría sobre el pueblo venezolano al eludir reconocer, por segunda vez en 48 horas, al presidente de la Asamblea Nacional de la República, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela. El Palacio de La Moncloa convocó a mediodía a la prensa a una declaración institucional de Sánchez en la que, según avanzó la agencia Efe, el presidente reconocería a Guaidó. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo español no solo eludió este reconocimiento sino que, además, legitimó al presidente «usurpador», Nicolás Maduro, para convocar elecciones. De hecho, Sánchez insistió en dar una prórroga de ocho días al régimen totalitario para que llame a las urnas y, si no lo hace, será cuando reconocerá a Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

En una contradictoria declaración, Sánchez recordó que ni España ni la UE reconocieron la legitimidad de las elecciones celebradas en mayo en las que Nicolás Maduro se proclamó ganador, y que por esa razón ninguno de los embajadores de los países miembros de la Unión asistieron a la toma de posesión del dictador celebrada el pasado 10 de enero en Caracas. Sin embargo, a pesar de no reconocer a Maduro como legítimo jefe del Estado, Sánchez sí le legitimó para que convocara nuevos comicios. «No buscamos poner o quitar gobiernos en Venezuela, queremos democracia y elecciones libres y transparentes en Venezuela», afirmó.

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos criticaron a Sánchez por dar una nueva prórroga a Maduro y no reconocer a Guaidó. El líder del PP, Pablo Casado, acusó al presidente del Gobierno de seguir «dando aire a Maduro en Venezuela, en lugar de liderar la acción internacional para dar salida a la dictadura y acudir en ayuda humanitaria a un pueblo sometido a la miseria». En un comunicado, el PP acusó a Sánchez de ser «el mejor aliado de la tiranía comunista de Venezuela, dando a la dictadura el tiempo que necesita para aumentar la represión y tratar de ahogar el movimiento democrático». Según el PP, Sánchez «quiere poner a restaurar la democracia en Venezuela a su principal enemigo. Pidiendo a Maduro que convoque elecciones, confía la democracia en manos del que ya ha dado muestras reiteradas de ignorarla, convocando elecciones fraudulentas que han sido rechazadas por la comunidad internacional».

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó que «cada día que pasa sin que España reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela es un día perdido para la democracia y la libertad allí». También pidió a Sánchez que «esté a la altura del pueblo español» y agregó que «es inasumible que un tirano como Maduro pueda organizar elecciones libres».

Dos horas después de la comparecencia, en la que Sánchez no permitió preguntas de los periodistas, La Moncloa hizo unas aclaraciones a través de la agencia Efe, y afirmó que el presidente del Gobierno había dado una última oportunidad a Maduro antes de hacer efectivo el reconocimiento a Guaidó. Pero que no se trata de una una intención del presidente sino de una decisión ya tomada. Además, precisó que el plazo al dictador concluye el próximo domingo. Las mismas fuentes admiten tener poca confianza en que Maduro convoque las elecciones. Sánchez también insistió, en su comparecencia, en que España lleva desde el primer momento trabajando en el reconocimiento de Guaidó por parte de la UE y lo cierto es que a la postura de España, de dar un plazo de ocho días a Maduro, se sumaron también los gobiernos de Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal y Holanda.

El primero en hacerlo fue Emmanuel Macron a través de su cuenta de Twitter: «El pueblo venezolano debe poder decidir libremente su futuro. Sin elecciones anunciadas en ocho días, podríamos reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela para implementar dicho proceso político. Trabajamos conjuntamente con nuestros aliados europeos», afirmó en dos mensajes, uno en francés y otro en castellano.

Además, a media tarde, la Unión Europea hizo pública una declaración consensuada por los 28 Estados miembros en la que dejó abierta la posibilidad de reconocer a Guaidó como presidente encargado y subió el tono contra Maduro, al que exigió que convoque elecciones «en los próximos días», pero sin marcar un límite temporal concreto. «En ausencia de un anuncio (...) de nuevas elecciones con las garantías necesarias en los próximos días, la UE tomará otras medidas, incluso sobre el tema del reconocimiento del liderazgo del país en línea con el artículo 233 de la Constitución venezolana», señala la declaración de la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini.

La declaración de Sánchez se produjo horas después de que Maduro dirigiera duras descalificaciones a España y al presidente del Gobierno. «Si ellos quieren elecciones, que hagan elecciones en España, porque el presidente español no es electo por el voto popular», espetó Maduro con sarcasmo. «Nos plantamos frente a España, como siempre nos hemos plantado ante su racismo, su discriminación, y los vamos a derrotar, a esa clase política que desprecia a Venezuela, como derrotamos a José María Aznar», agregó.

Tras conocer el ultimátum de Sánchez, Maduro volvió a arremeter contra la comunidad internacional. «Somos un pueblo rebelde que defiende los ideales de un país con profundas raíces históricas y que jamás traicionará a la patria. Nadie nos va a someter, el tiempo de las invasiones y los golpes de Estado se terminó. ¡Jamás nos rendiremos!», escribió en su cuenta de Twitter.

El dictador insistió en su disposición a mantener un diálogo con Guaidó así como con su homólogo estadounidense, Donald Trump, al que pidió que resolviera la situación «por las buenas». Sin embargo, Guaidó volvió a rechazar la oferta de «falso diálogo». «Estamos hablando de un usurpador que encarceló a sus oponentes políticos, desde Leopoldo López hasta Antonio Ledezma, sin mencionar las docenas de personas que murieron durante las manifestaciones pacíficas y desarmadas de los últimos meses», afirmó.

A pesar de que el mensaje de Sánchez era contradictorio, Guaidó expresó ayer su agradecimiento a España y a la Comunidad Europea por abrir la puerta a su próximo reconocimiento como presidente encargado de Venezuela. «Se sigue avanzando en la Unión Europea» escribió en Twitter. En un mitin posterior, advirtió que no aceptarán elecciones si antes no se dan «un mínimo de garantías» para que no sean amañadas, entre otras una nueva composición del Consejo Nacional Electoral (CNE).