Detenidas varias personas este domingo en Nueva Delhi, durante las protestas por la liberación de un violador
Detenidas varias personas este domingo en Nueva Delhi, durante las protestas por la liberación de un violador - Reuters

Protestas en la India por la liberación de uno de los violadores de una joven en 2012

El delincuente, que ahora tiene veinte años, abandonó el reformatorio en el que ha permanecido tres años y ha sido acogido por una ONG

Nueva Delhi Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las muestras de indignación han vuelto a la India al ser liberado el más joven de los seis violadores de Jyoti Singh, un hecho que conmocionó al país y que ha desatado un fuerte debate sobre si se debe rebajar o no la edad del menor para ser procesado como un adulto en ese tipo de delitos. Las protestas se alternaron este domingo en el centro de Nueva Delhi entre el «manifestódromo» de Jantar Mantar y el emblemático monumento de la Puerta de la India, al mismo tiempo que los manifestantes reclamaban que el violador fuera ahorcado en vez de ser puesto en libertad.

«¿Cuántas más Nirbhayas (sobrenombre que recibió la joven violada) tiene que haber antes de que cambiemos el sistema?

Sin embargo, a primera hora de la tarde, hora local, las autoridades indias confirmaron que el joven, que ahora tiene 20 años, había abandonado el reformatorio en el que permaneció los últimos tres años para ser acogido por una ONG, sin aportar más detalles.

«Todos sabíamos que (el violador más joven) sería liberado. ¿Por qué no se tomaron los pasos necesarios durante estos tres años para evitarlo?», preguntó la madre de Jyoti, Asha Devi, momentos antes de que se conociera la liberación del agresor.

Con su puesta en libertad, la capital india revivió las muestras de rabia que en diciembre de 2012 siguieron a la violación de Jyoti en un autobús en marcha, cuando fueron revelados los detalles sobre la saña con que la que los seis violadores abusaron de la joven de 23 años, que moriría semanas después por las graves heridas.

De los cinco agresores adultos, uno supuestamente se suicidó en la cárcel y los otros cuatro fueron sentenciados a muerte, mientras que el más joven fue condenado por un tribunal de menores a la pena máxima: tres años de internamiento.

Audiencia en el Supremo

Hasta el último momento, representantes de los departamentos de apoyo a la Mujer tanto regionales como nacionales, así como diferentes activistas, han tratado de suspender la liberación del joven, ratificada el viernes por la Corte Superior de Delhi. La directora de la Comisión de la Mujer de Delhi, Swati Maliwal, acudió en la madrugada del domingo al Tribunal Supremo para intentar que la máxima instancia judicial india paralizara la salida del agresor del correccional. Sin embargo, aunque el tribunal aceptó una audiencia del caso, la sesión no tendrá lugar hasta este lunes, con el joven ya en libertad.

«¿Cuántas más Nirbhayas (sobrenombre que recibió la joven violada) tiene que haber antes de que cambiemos el sistema? El violador de Nirbhaya no debería ser liberado bajo ninguna circunstancia», sentenció en su cuenta oficial de Twitter Maliwal.

La ministra india de Bienestar del Niño y la Mujer, Maneka Gandhi, también se mostró contraria a que el joven abandonase el reformatorio y criticó que esté estancada en el Senado la aprobación de una ley que permitiría a menores de entre 16 y 18 años ser tratados como adultos en casos de violación y asesinato.

«Poseemos una legislación débil, por eso el violador será liberado», sentenció la ministra esta semana en una entrevista al diario local «Firstpost», que añadió que el hecho de no aprobar la nueva ley del menor sería similar a «cometer un crimen».

A pesar de las muestras generalizadas de repulsa, algunas organizaciones feministas y de defensa del menor instaron a las autoridades indias a que prevalezca la ley por encima de los sentimientos de venganza.

Todos los violadores ante la Justicia

«Tratar a los menores como adultos no detendrá las violaciones. Asegurar la Justicia en todos los casos de violación sí las detendrá», sentenció en su cuenta de Twitter la activista Kavita Krishnan, de la Asociación de Mujeres Progresistas de la India.

La violación de hace tres años generó en la India un debate sin precedentes sobre la situación de la mujer en el país y provocó que las autoridades endureciesen las penas contra los violadores y las políticas de protección a la mujer se convirtieran en habituales en los programas oficiales de los partidos indios.