Vídeo: Marine Le Pen, más favorita por el escándalo de los supuestos pagos a la mujer del 'azote de la corrupción' François Fillon - ATLAS

La mujer de Fillon habría cobrado 900.000 euros por trabajos ficticios

La policía francesa ha registrado algunos despachos de la Asamblea Nacional y del Senado para encontrar pruebas que confirmen o no el «trabajo real» de un presunto «empleo ficticio»

JUAN PEDRO QUIÑONERO
CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Crece y se ramifica el escándalo. François Fillon, candidato conservador a la presidencia de la República, habría pagado a su esposa Penelope 900.000 euros y otros 84.000 euros a dos de sus hijos, por su presunto «trabajo» como asistentes parlamentarios. La semana pasada, el semanario satírico Le Canard Enchaîné evaluaba en 500.000 euros los salarios cobrados por Penelope Fillon. En su edición de mañana miércoles, la publicación revisa al alza sus acusaciones. Tras el descubrimiento de nuevas pruebas que pudieran estar en posesión del semanario satírico, François Fillon y su suplente temporal, Marc Joulaud, habrían pagado a la esposa del ex primer ministro unos 900.000 euros en menos de diez años.

Penelope Fillon también habría cobrado otros 100.000 euros por dar «consejos estratégicos» al propietario de la publicación mensual Revue de Deux Mondes. Consejos de los que no existe ningún rastro.

Tras las primeras revelaciones de Le Canard Echaîné, la fiscalía abrió una investigacón preliminar, previa a la instrucción de un posible caso de «abuso de bienes públicos», «ocultación de pruebas de corrupción» y «extorsión de fondos públicos». El lunes, el matrimonio Fillon fue interrogado, por separado. Ayer, otro equipo policial registró durante varias horas numerosos despachos de la Asamblea Nacional y el Senado, buscando pruebas del presunto trabajo realizado por Penelope Fillon, como asistente de su esposo.

Según las primeras filtraciones, la policía no encontró rastro de ningún trabajo o presencia de Penelope Fillon en la Asamblea. Tampoco habría tenido nunca ninguna «tarjeta» para entrar en los edificios del Senado y de lcámara baja. Tras estudiar la información suministrada por la policía, la fiscalía decidirá enterrar o abrir una instrucción oficial por presuntos delitos de extorsión de fondos públicos.

Apoyo a Macron

François Fillon anunció la semana pasada que renunciaría a su candidatura a la jefatura del Estado si la fiscalía decidiese inculparlo. A la espera de las conclusiones de la instrucción preliminar, el «Penelopegate» está hundiendo la campaña presidencial y el modelo político francés.

Si el candidato conservador continuase perdiendo popularidad, los electores franceses estarían frente a un arco de incertidumbres, agravado con una rebelión en el seno del partido socialista: una veintena de parlamentarios fieles al presidente François Hollande anunciaron, en un artículo en Le Monde, que no apoyarán la campaña del nuevo líder, Benoît Hamon, quien, a su juicio, ha dado un giro izquierdista incompatible con la tradición del partido. En su lugar varios de ellos apoyarán a Emmanuel Macron, exministro de Economía de Hollande, que creó su propio partido situado en la izquierda moderada. Esta rebelión consolidaría la candidatura de Macron, frente a Fillon, Hamon y Le Pen.

.