Representantes de la comunidad Siji de París, ayer a la salida del mitin de François Fillon
Representantes de la comunidad Siji de París, ayer a la salida del mitin de François Fillon - J.P.QUIÑONERO

El París hindú

Los sijs franceses son una de las minorías religiosas del subcontinente indio más activas en la vida política y social del país

Corresponsal en ParísActualizado:

Existe un París hindú de nuevo cuño, que comienza a crecer de manera significativa, con una implantación creciente al norte de la capital y una notable visibilidad en la vida política nacional. En el gran mitin de François Fillon, este fin de semana, una representación oficial del Consejo Representativo de los Sijs de Francia consideró oportuno manifestar su apoyo expreso al candidato conservador, en un «momento bisagra» de la campaña presidencial.

Los sijs franceses, parisinos, son una de las minorías religiosas del subcontinente indio más activas en la vida de barrio del norte de la capital. Y sus templos se encuentran entre los más frecuentados. Hay otras minorías religiosas del subcontinente indio cuya implantación en la capital de Francia ha crecido de manera significativa los últimos años.

El París hindú, donde cohabitan sin problemas muy diversas sensibilidades religiosas, se encuentra en barrios históricos, entre la Estación del Norte y la periferia. Una de las arterias más importantes de su comunidad es la calle del Faubourg-Saint-Denis, indisociable de la más venerable presencia española en la capital francesa: en esa calle continúa funcionando el hospital donde don Antonio Machado se vio forzado a internar a su esposa, Leonor, a principios del siglo XX. Aquel París de Machado es hoy la arteria principal de Bollywood-sur-Seine, la calle donde encuentran las tiendas de discos, dvds, carnicerías, y ropa tradicional hindú. De esa misma calle suelen salir las procesiones consagradas a Ganesha, una de las deidades más conocidas y adoradas del panteón hinduista.

Entre las distintas comunidades del París hindú, los sijs destacan por su voluntad de integración y participación activa en la vida pública, contentos de estar muy visibles en un mitin político conservador. En el París hindú cohabitan sensibilidades políticas de muy diversa tendencia. Pero el Consejo representativo de los Sijs de Francia decidió estar presente en el gran mitin de François Fillon, el domingo, para subrayar una integración que va más allá de lo «simbólico». Desean manifestar «con sencillez y humildad, pero con firmeza, nuestra solidaridad con una Francia integradora».

El París hindú tiene otros rostros, sin duda, de lo gastronómico a lo «pintoresco». Con sentido pacíficamente agresivo del comercio, las distintas comunidades originarias del subcontinente indio han comenzado a tejer una muy colorista «tela de araña» urbana, tomando posiciones en todos los puntos estratégicos de la ciudad.

Hace tiempo que comenzaron a proliferar los restaurantes hindúes y paquistaníes en los Campos Elíseos. Temibles comerciantes y pequeños empresarios, los sijs franceses están en vanguardia de un nuevo París, sin replegarse en la «vida comunitaria», contentos de enarbolar una bandera francesa a la salida de un mitin conservador.