Obama, «enojado» por la noche de prostitutas de su servicio secreto
El presidente Obama habla a la prensa en una plaza céntrica de Cartagena de Indias - reuters

Obama, «enojado» por la noche de prostitutas de su servicio secreto

La investigación abierta podría implicar a más de los doce agentes inicialmente apuntados

corresponsal en washington Actualizado:

Barack Obama ha expresado su “enojo” por la presunta “mala conducta” de un grupo de agentes del Servicio Secreto, que al parecer pasaron una noche con prostitutas en el hotel de Cartegena de Indias donde se hospedaban, en preparación de la Cumbre de las Américas del pasado fin de semana. En el episodio, por participación directa o encubrimiento, habrían intervenido once agentes, entre ellos dos supervisores, así como cinco miembros del personal de Defensa. El presidente estadounidense prometió una investigación de lo ocurrido.

“Espero que la investigación sea completa y rigurosa. Si resulta que las alegaciones hechas en la prensa se confirman, por supuesto que estaré enojado”, dijo Obama el domingo, al final de la Cumbre de las Américas, cuya repercusión mediática se vio alterada por las informaciones sobre el comportamiento de los guardaespaldas del presidente norteamericano. “Estamos representando al pueblo de Estados Unidos cuando viajamos fuera del país”, añadió.

Aunque en Colombia la prostitución en un hotel turístico como en el que se alojaban los agentes es legal, es tenida por “mala conducta” por el Servicio Secreto. Además de que varios de los afectados están casados, en general se estima que la relación con prostitutas puede llevar a sobornos y ruptura de confidencialidad, haciendo peligrar la seguridad que por trabajo deben garantizar.

Irresponsabilidad

Después de una fiesta de gran ruido en el hotel el pasado miércoles, algunos de ellos llevaron mujeres a sus habitaciones. El asunto se destapó porque una de ellas no había abandonado el hotel a las 7 de la mañana del día siguiente, como regulan las normas del establecimiento. Cuando la mujer fue invitada a marchar por el servicio del hotel, ella entabló una discusión con el agente secreto con el que estaba para que le pagara. Aunque al obtener el dinero se marchó, la dirección comunicó lo sucedido a la Embajada de EE.UU. Los agentes fueron sustituidos por otros durante la celebración de la Cumbre de las Américas.

El congresista republicano Darrell Issa, presidente del comité de Reforma Gubernamental, apuntó desde Washington que el número de agentes implicados podría incluso ser mayor. “Esta tipo de falta se produce en la unidad de más elite en la protección federal. No solo protegen al presidente, sino a los miembros del Gabinete, al vicepresidente, a sus familias y a los candidatos”, declaró. “Las cosas no suceden una vez si no han ocurrido antes”, añadió, sugiriendo que esa misma “mala conducta” podría haberse dado otras veces.