Evo Morales pierde el referéndum y asegura que acatará el resultado

El «no» a que pueda perpetuarse en el poder hasta 2025 aventaja en más de nueve puntos a los partidarios del «sí»

CORRESPONSAL EN LA PAZActualizado:

Aunque advirtió de que nada está dicho hasta que se conozcan las cifras oficiales, el presidente Evo Morales garantizó ayer el respeto a los resultados del referéndum de reforma constitucional, celebrado el pasado domingo en Bolivia. Los resultados preliminares anticipan el rechazo a la posibilidad de que pueda optar al cargo por cuarta vez consecutiva. «Aunque con un voto o con dos votos va haber un ganador, eso se respeta. Esa es la democracia», anunció durante una rueda de prensa convocada en el Palacio de Gobierno, un día después de que 6,5 millones de bolivianos acudieran a las urnas para decidir si daban luz verde o no a una nueva candidatura del líder bolivariano.

El recuento de votos concluirá la próxima semana, pero al 75,1% del escrutinio oficial el «no» a la reforma constitucional llevaba una ventaja de más de nueve puntos. Durante la noche electoral, las encuestas a pie de urna anticiparon la victoria del «no» por un estrecho margen de entre dos a cinco puntos. Pero ayer por la mañana el Tribunal Supremo Electoral (TSE) avanzó que el «sí» obtuvo el 45,1% de respaldo frente al 54,9% del «no».

Morales dijo tener en cuenta esos resultados, pero advirtió de que no habrá ganadores ni perdedores hasta que el TSE entregue su informe final sobre la consulta. Afirmó, además, que el oficialismo estaba optimista porque el recuento avanzó en el área urbana pero no en la rural, donde se concentra su mayor caudal electoral. Pese a ello, anunció que en los próximos días analizarán los motivos de la caída en las proyecciones del oficialismo, que habían previsto una victoria en el referéndum con el 70% de los votos.

Según los datos preliminares, la propuesta oficialista para modificar la Constitución y permitir que Morales se presente a un cuarto mandato presidencial consecutivo fue rechazada en seis de los nueve departamentos del país. Los electores de Chuquisaca, Potosí, Santa Cruz, Beni y Pando votaron mayoritariamente por el «no», mientras que los de La Paz, Cochabamba y Oruro se inclinaron por el «sí».

Potosí y La Paz

El departamento con una mayor diferencia marcada a favor del «no» es Potosí (70,5%- 29,5%), que entre julio y agosto del año pasado se enfrentó con el Gobierno central por una veintena de demandas regionales que al final no fueron atendidas. En el otro frente, el «sí» obtuvo su mejor resultado en La Paz, donde se concentra el mayor número de electores. Según los datos parciales, el 52,2% apoya la propuesta de reforma constitucional y el 47,8% la rechaza.

El oficialismo -en la línea que ayer marcó Morales y un día antes el vicepresidente, Álvaro García Linera- ha optado por esperar los resultados oficiales para anunciar cuáles serán sus próximos pasos, en la eventualidad de que su líder deba dejar el cargo el 22 de enero de 2020 y no continuar hasta 2025. «Somos gente responsable con el país, no andamos intentando imponer un resultado a la mala, como hace la oposición, nosotros estamos vigilando en cada Tribunal Departamental Electoral que se respete cada uno de los votos emitidos por el “sí”», ha señalado, por ejemplo, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño.

En cambio, la oposición no tienen dudas de que el «no» ha ganado. El jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, publicó ayer en Twitter: «El pueblo probó que es el titular que otorga y quita el poder, recuperó la democracia e hizo respetar la CPE (Constitución Política del Estado)». Para el expresidente y líder del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Jorge Quiroga, el apoyo al «no» fue más que una expresión de rechazo a la manipulación de la Carta Magna. Fue también un rechazo a la corrupción y al «despilfarro económico».