Imagen de archivo que muestra al presidente Putin junto a un submarino - EFE

Al menos 14 muertos por un incendio en un submarino ruso

El fuego finalmente ha sido extinguido por la tripulación, señala la nota oficial, recogida por la agencia de noticias Sputnik

Actualizado:

El Mar de Bárents vuelve a ser escenario de la tragedia de un submarino ruso y trae al recuerdo el desastre del Kursk, llevado recientemente a la pantalla por el danés Thomas Vinterberg. Un total de 14 marineros, según reconoce el Ministerio de Defensa ruso, perecieron el lunes a causa del incendio que se declaró en el interior del sumergible de investigación AS-12 de la Marina rusa.

La embarcación, de tamaño más bien reducido aunque mucho mayor que un batiscafo, está diseñada para navegar a grandes profundidades, hasta un total de 6.000 metros, y se encontraba en el Mar de Bárents en aguas territoriales rusas. Los responsables de la Armada no han informado por el momento sobre la misión que tenía el submarino siniestrado.

Según distintas publicaciones rusas, el AS-12 estaría propulsado por un reactor nuclear y no llevaría equipamiento de combate ni ningún tipo de armamento a bordo. De acuerdo con las fotografías publicadas, el casco va pintado en color naranja con rayas blancas.

«Durante la realización de unas pruebas de batimetría se declaró un incendio. A consecuencia de ello, 14 submarinistas fallecieron por intoxicación de humo», se señala en el comunicado difundido por el ministerio castrense. Pese al grave incidente, sobrevivieron los otros 25 miembros de la tripulación, si bien no se ha informado sobre el número de heridos, y lograron, además de extinguir las llamas, regresar al muelle de Severomorsk, principal base de la Flota del Norte rusa. Este puerto se encuentra muy cerca de la ciudad de Murmansk, en la península de Kola.

El comandante en jefe de la Armada rusa, el almirante Nikolái Efrémov, se encuentra en Severomorsk desde ayer por la mañana y al hospital militar de la ciudad fueron trasladados los heridos y los 14 cadáveres. Efrémov se ha puesto al frente del dispositivo para esclarecer las causas del accidente.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, canceló ayer su participación en un evento de promoción del turismo en la región de Tver denominado «Los ríos de Rusia» y se reunió con el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, para recibir información sobre lo sucedido con el sumergible AS-12 e interesarse, según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, por los heridos y los familiares de los fallecidos. Esta vez, a diferencia de lo acaecido hace 19 años con el Kursk, cuando el jefe del Estado tardó en reaccionar, Putin ha querido dar imagen de operatividad.

El gobernador de la región de Murmansk, Andréi Chibis, ha escrito en su cuenta de Facebook que lo sucedido «es una tragedia y estamos preparados para prestar la necesaria ayuda a la Flota del Norte (...) gloria eterna a quienes dan su vida por la seguridad de nuestro país». En 2008, 20 tripulantes perdieron la vida a bordo del submarino ruso «Nerpa» en el mar de Japón. Perecieron tras inhalar gas freón en una fuga del sistema antiincendios.