Nativos del sur de Sudán que viven en el este de Jartum esperando para regresar a su lugar de origen
Nativos del sur de Sudán que viven en el este de Jartum esperando para regresar a su lugar de origen - EFE

Más canjes de niñas por vacas en Sudán del Sur por la guerra y el hambre

Según la ONU ha aumentado el matrimonio entre las niñas menores de 18 años a 52% del 40% en 2010

Kuala LumpurActualizado:

El matrimonio infantil está aumentando en los lugares desvastados por la guerra, este es el caso de Sudán del Sur, donde los padres intercambian a sus hijas por vacas y ganados para sobrevivir, han dicho activistas este miércoles.

África representa nueve de los 10 países con las tasas más altas de enlaces de menores de edad a nivel mundial, dijo el grupo de defensa «Girls Not Brides», con niñas que se casan debido a la tradición, la familia, el estigma del embarazo fuera del matrimonio y la pobreza.

Pero las guerras prolongadas y el cambio climático ahora también son factores importantes, dijeron activistas, destacando un aumento del matrimonio entre las niñas menores de 18 años en Sudán del Sur a 52% del 40% en 2010, según datos de Naciones Unidas.

«Los conflictos empeoraron la situación», dijo Dorcas Acen, experta en protección de género de la organización benéfica CARE International en Sudán del Sur. «La mayoría de los padres desean dejar a sus hijas y casarlas por las dificultades económicas. Están estudiando cómo reducir la cantidad de bocas que necesitan», han señalado.

A pesar del declive global de los matrimonios infantiles, todavía hay unos 12 millones de niñas menores de edad casadas cada año, a menudo con consecuencias devastadoras para su salud y educación.

Sudán del Sur se ha visto afectado por la guerra civil desde 2013, enfrentando a las fuerzas leales al presidente Salva Kiir contra los rebeldes, vinculadas al exvicepresidente Riek Machar, y millones están pasando hambre, una inflación desenfrenada y una disminución en la producción de petróleo.

Trescientas vacas con el precio de la novia

A medida que el conflicto se prolonga y la moneda fuerte pierde su brillo, los padres ahora pueden recibir hasta 300 vacas con el precio de la novia, o la dote, cuando se casan sus hijas, de unas 30 vacas en tiempo de paz, dijo Acen.

«Cuando hay una niña en la familia lista para casarse, la gente vendrá y presentará el número de vacas», comenta al margen de una conferencia mundial sobre el matrimonio infantil en Kuala Lumpur. Y explico: «Básicamente es solo una oferta: quienquiera que presente el mayor número de vacas se llevará a la niña».

Al otro lado de la frontera en Kenia, muchos pastores maasai y samburu semi-nómadas intercambiaron a sus hijas por ganado durante una sequía severa el año pasado que mató a un gran número de animales, dijo Millicent Ondigo de Amref Health Africa.

«Dado que el número de cabras ha disminuido, los padres han tenido que vender a sus hijas por cuatro o cinco cabras por el matrimonio», dijo Ondigo. Millicent Ondigo está trabajando para convencer a los padres de que enviar a las niñas a la escuela les reportará beneficios económicos a largo plazo.