La guerra siria en cifras: 470.000 muertos en 5 años

La esperanza de vida en el país asolado por el conflicto se ha reducido a 55,4 años mientras que en 2010 era de 70,5 años

MadridActualizado:

Unas 470.000 personas han muerto en los casi cinco años de guerra civil en Siria, según un informe publicado este jueves por el think-tank Syrian Center for Policy Research, en el que se analiza las consecuencias que el conflicto ha tenido en el plano social y económico para el país.

Según el informe «Confrontando la fragmentación», unas 470.000 personas han muerto mientras que la esperanza de vida ha quedado reducida a 55,4 años, mientras que en 2010 era de 70,5 años. En concreto, el texto señala que «el 11,5 por ciento de la población de Siria han muerto o ha resultado herida por el conflicto armado».

Siria ha visto en estos cinco años como su población pasaba de 21,8 millones de habitantes en 2010, a 20,21 millones en 2015, cuando para esa fecha se preveía que fuera de 25,59 millones. En este tiempo, según los datos recabados por este think-tank, 3,11 millones de sirios se habían refugiado en otros países mientras que 1,17 millones emigraron en busca de trabajo y una vida mejor.

Entre los que se quedaron en el país, hay unos 6,36 millones de desplazados internos, mientras que 13,8 millones perdieron sus trabajos y con ello su fuente de ingresos durante el conflicto. Actualmente, Siria tiene una tasa de paro del 52,9 por ciento.

La consecuencia de esta destrucción de empleos y de la inseguridad ha sido que el 85,2 por ciento de la población se encontrara en situación de pobreza a finales de 2015, mientras que el 69,3 por ciento están en extrema pobreza, lo que significa que son incapaces de cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

Otra de las consecuencia de la guerra es que la tasa de escolarización ha caído drásticamente hasta el 45,2 por ciento. Según los datos de 2014 recogidos en el informe, el 35 por ciento de los que no van a la escuela lo hacen por el temor de sus padres por su seguridad, el 21 por ciento por problemas financieros y porque tienen que trabajar para ayudar a sus familias, y el 19 por ciento porque sus escuelas fueron destruidas o dejaron de funcionar.

Pérdidas

La guerra ha destruido al país también en términos financieros y ha terminado por generar instituciones y poderes separados en función de los distintos grupos en combate. El año pasado concluyó con una caída interanual del PIB del 4,7 por ciento y un retroceso del consumo del 33,4 por ciento.

La inversión también ha caído, un 5 por ciento en comparación con los datos de 2014, mientras que las exportaciones y las importaciones se han desplomado un 29 y un 20 por ciento, respectivamente. El déficit comercial ha alcanzado ya el 27,6 por ciento del PIB.

El informe del Syrian Center for Policy Research calcula las pérdidas económicas acumuladas hasta finales de 2015 en los 254.700 millones de dólares (unos 224.800 millones de euros), lo que equivale al 468 por ciento del PIB que tenía Siria en el año 2010.