Reuters

Guaidó abandona el diálogo más de 40 días después de que lo hiciera Maduro

El líder chavista suspendió el pasado 7 de agosto las negociaciones que tenían lugar en Barbados

Ymarú Rojas
Actualizado:

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países, renunció este domingo a los diálogos con el gobierno de Nicolás Maduro que iniciaron en mayo para buscar una solución a la devastadora crisis del país sudamericano. A juicio de Guaidó, el proceso se «agotó» después de que el régimen chavista interrumpiera la negociación que ha patrocinado Noruega.

«El Gobierno Legitimo de Venezuela asumió desde hace meses la negociacion politica, con la mediacion del Reino de Noruega, en busqueda de una salida politica para la crisis y por recomendacion de la comunidad internacional», reza un comunicado firmado por el líder opositor.

Maduro se levantó el 7 de agosto de la mesa de negociación que inició en mayo en Oslo y continuó en Barbados con el pretexto de que Guaidó aplaudió y apoyó las sanciones económicas de Estados Unidos a altos cargos del régimen. Semanas más tarde, el gobernante chavista planteó la condición a las autoridades noruegas que volvería al proceso de diálogo si Guaidó rectificaba en su intención de «entregar el Esequibo», un territorio históricamente en disputa entre Venezuela y Guyana.

«El regimen dictatorial de Nicolas Maduro abandonó el proceso de negociacion con excusas falaces: tras mas de 40 días en los que se han negado a continuar en el mismo, confirmamos que el mecanismo de Barbados se agotó. Quienes usurpan el poder han bloqueado una salida pacífica, rechazando discutir y acordar una propuesta sensata realizada por nuestra delegación para ponerle fin a este conflicto», ha dicho Guaidó.

De momento, se desconoce si Guaidó buscará algún otro mecanismo. Pero agradeció a Noruega su interés y a los venezolanos les reiteró su «compromiso de alcanzar el cese de usurpacion, el gobierno de transicion y elecciones libres».

Noruega ha sido el país promotor de la iniciativa y ha reunido en todo este tiempo sus esfuerzos por mantener a las dos fuerzas políticas de Venezuela sentadas de extremo a extremo, y conseguir una salida pacífica a la aguda crisis que ha llevado a todo el país al abismo.