Muere bajo torturas un militar detenido por el régimen de Maduro por conspirar

El presidente venezolano ha pedido ha confirmado la muerte y asegura que habrá «una completa y exhaustiva investigación» que esclarezca el suceso

Corresponsal en CaracasActualizado:

El capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo, fue asesinado por el régimen de Nicolás Maduro tras ser sometido a fuertes torturas después haber sido detenido hace tres días, denuncia su esposa Waleska de Acosta y los dirigentes de la oposición venezolana.

Su trágica muerte ocurrió este sábado a la 1:00 de la madrugada, unas horas después que fue presentado en los tribunales en una silla de ruedas, maltratado por los golpes y sin poder caminar ni hablar, y solo pidiendo «auxilio», según relató Tamara Sujú en su cuenta de Twitter.

«Ayer llegó a tribunales en silla de ruedas, presentando graves signos de TORTURAS. No hablaba, sólo pedía AUXILIO a su abogado. No entendía ni escuchaba bien», reveló Sujú, directora del Instituto Casla y representante diplomática del gobierno de Guaidó en Checoslovaquia.

Sujú añadió que el juez ordenó el traslado de Acosta Arévalo al hospital y falleció hoy a la una de la madrugada. «Hago responsable a Nicolás Maduro, a Iván Hernández Dala y a toda su estructura represiva por el asesinato por TORTURAS del capitán», recalcó.

Waleska de Acosta también acusó al régimen de Maduro de haberlo asesinado, «el régimen de Maduro lo mató, dejaron huérfanos a mis hijos».

El capitán de corbeta Acosta Arévalo fue detenido el 21 de junio por el régimen junto a otros 7 altos oficiales activos y comisarios pero no ha dicho el motivo.

Indignación de Guaidó

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó reaccionó con indignación: «No hay palabras para describir este abominable hecho. Hemos establecido contacto inmediato con la familia y la comisión de la ONU en Venezuela. He girado instrucciones a embajadores y equipo internacional para elevar denuncia a Gobiernos y especialmente a Alta Comisionada Michelle Bachelet».

Dijo por Twitter: «Familia militar: no están solos, habrá justicia. Dictadura asesina, criminal y torturadora: esto no se quedará así hombres y mujeres de la FANB, saben lo que tienen que hacer para salvar a la patria y a la institución militar: expulsar invasores cubanos y defender constitución».

Guaidó añadió que «la dictadura sabe que perdió el apoyo de nuestra Fuerza Armada y por eso ha perseguido a casi 200 funcionarios activos. Denuncio la desaparición forzada de cinco funcionarios militares y dos comisarios».

«Seguimos recabando información sobre este crimen para profundizar acciones. Nadie, absolutamente nadie puede permanecer indiferente ante este horror, y mucho menos los hombres y mujeres de la Fuerza Armada», puntualizó Guaidó.

El representante diplomático ante el Grupo de Lima, Julio Borges, condenó el asesinato del capitán de corbeta y lo comparó con el del concejal Fernando Alban que en octubre del año pasado murió también bajo torturas que el régimen dijo que se había suicidado lanzándose desde un piso 10 de la torre de la policía secreta el Sebin.