Los niños rescatados de la cueva de Tailandia, en el hospital - AFP | Vídeo: Estas fueron las primeras imágenes de los niños de Tailandia tras el rescate EP

Los buzos hablan del rescate de Tailandia: «Tres, cuatro o cinco niños podrían haber muerto»

«Es una de las cosas más peligrosas y arriesgadas que he hecho», ha explicado Jason Mallison

Actualizado:

Las imágenes y las informaciones que llegaron sobre la cueva de Tailandia donde doce niños y su entrenador de fútbol quedaron atrapados permitían imaginar que su rescate no iba a ser nada fácil. Los buzos que participaron en esa operación lo han confirmado ahora, desentrañando los riesgos que tuvieron que afrontar para sacar a los menores de allí con vida, según informa el medio australiano «News».

«Es una de las cosas más peligrosas y arriesgadas que he hecho, no para mi seguridad personal, sino para la de las personas de las que era responsable», explicó el buzo Jason Mallison en el programa Four Corners, de la televisión «ABC», según declaraciones recogidas por «News». «Nunca he hecho algo tan arriesgado y no creo que lo vuelva a hacer. Pero era la única opción que teníamos», añadió. Por su parte, el comandante estadounidense Charles Hodges explicó: «Las probabilidades de éxito eran tan bajas como puedes imaginar (...) Esperaba bajas. Quizá tres, cuatro, puede que cinco hubieran podido morir».

Mallison, que explicó que sacar a los chicos de la cueva fue un proceso «mentalmente agotador», también describió cómo tenía que abrazar a los menores y proteger su cabeza para evitar que se golpearan con las piedras de las cavidades, donde el agua turbia, con barro, complicaba la visión, aumentando la dificultad de su trabajo. De haberse dado golpes, las mascarillas que los menores llevaban, y que les permitieron respirar, se hubieran llenado de agua y causado una tragedia: «Por eso tuvimos que ir muy despacio y con cuidado», añadió el buzo.

Los niños rescatados, que fueron trasladados a un hospital tras salir de la cueva, se recuperan bien, tal y como prueban las fotografías que se han hecho públicas esta semana. El desenlace feliz de su historia se debe en buena parte a la labor del doctor Richard Harris, el buzo australiano que sedó a los menores para que no sucumbieran al pánico durante la inevitable inmersión. «Sin él, no habríamos sido capaces de hacer lo que hicimos», admitió Mallison.

Se espera que los chicos reciban el alta médica mañana. Antes, este miércoles, comparecerán para explicar lo sucedido, en una rueda de prensa que tendrá lugar a las 13.00h. de España, como explica Pablo M. Díez, enviado especial de ABC a Tailandia: