internacional

La Policía turca dispersa con balas de goma el desfile del Orgullo Gay en Estambul

La celebración de este evento es especialmente criticada en los círculos religiosos ya que tiene lugar durante el Ramadán

Actualizado:

La policía turca ha impedido este domingo la celebración de la Marcha del Orgullo Gay en Estambul, cargando con contundencia contra las miles de personas que se habían reunido en la céntrica avenida Istiklal. Según los testigos presenciales, los agentes han utilizado gases lacrimógenos, chorros de agua a presión e incluso balas de goma para dispersar a los asistentes, a pesar de que estos no suponían una amenaza para la seguridad ni se habían producido escenas de violencia por parte de los manifestantes.

El Comité de la Semana del Orgullo LGBTI [las siglas de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales] ha informado este domingo que la marcha, prevista para las 5 de la tarde, había sido «prohibida súbitamente sin previo aviso por la Oficina del Gobernador de Estambul utilizando el mes de Ramadán como motivo». Al evento habían acudido, entre otros, los cónsules generales de EE.UU. y el Reino Unido en Estambul, Charles Hunter y Leigh Turner, así como representantes de varios partidos políticos de la oposición.

En este video publicado por el diario «The Guardian» puede verse cómo la policía dispara balas de goma, y cómo utilizan chorros de agua a presión desde los vehículos antidisturbios T.O.M.A. En otras imágenes difundidas por otros medios de prensa podía verse a los agentes deteniendo con rudeza a aquellos manifestantes que trataban de detener el avance de los blindados policiales.

La Semana del Orgullo se ha convertido en una celebración cada vez más popular desde que tuviese lugar por primera vez en Estambul en 2003. En aquella ocasión, apenas asistieron una treintena de activistas. Para 2013, había alcanzado las 50.000 personas, y se cree que el año pasado el número de asistentes dobló esa cifra.

Algo que no gusta nada a las autoridades islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Recep Tayyip Erdogan, que llevan gobernando las principales ciudades de Turquía desde hace más de dos décadas. La homofobia está también muy generalizada en la sociedad turca, y son frecuentes las palizas a gays e incluso los asesinatos de transexuales. A pesar de ello, la homosexualidad no está penada legalmente, y Estambul está considerada, junto con Tel Aviv, la gran capital gay de Oriente Medio.