DibaniMedia / Shutterstock

Los 21 consejos que los padres deberían tener en cuenta para criar a un niño más seguro

Comienza por felicitar sus esfuerzos, hablar abiertamente sobre sus emociones y hacerles saber que está bien cometer errores

Actualizado:

La confianza es uno de los mejores regalos que unos padres pueden darle a su hijo. Afortunadamente, la confianza es algo que puede alentar incluso en los primeros años de un niño. Con «entrenamiento emocional», Terri Apter, psicóloga y autora de siete libros sobre la familia, escribió que los padres pueden criar a niños que se sienten cómodos resolviendo problemas, controlando sus emociones y socializando.

Aquí exponemos 21 consejos para criar a un niño seguro, de Carl Pickhardt, Apter y otros psicólogos infantiles y que recoge la web IFLScience.

Apreciar el esfuerzo sin importar si ganan o pierden

Conseguir que los padres aplaudan el esfuerzo de su hijo es más importante que lo que realmente consigan. Ya sea marcar el gol ganador o patearlo fuera de límites, un niño no debería avergonzarse por intentarlo. Según los expertos, esforzarse consistentemente a largo plazo genera más confianza que hacerlo intermitentemente bien.

Fomentar la práctica sin importar si ganan o pierden

Los progenitores deberían animar a los menores a invertir mucho tiempo en todo aquello que les interese. A medida que mejoren en la tarea que tienen entre manos, tendrán más confianza en sus crecientes habilidades. No hay que distinguir entre actividades porque podría hacer que el niño sienta que sus intereses no son importantes. Por ejemplo, entre construir un robot o montar una banda de rock.

Dejar que resuelvan los problemas por sí mismos

Si haces el trabajo que le cuesta a tu hijo, nunca desarrollarán las habilidades o la confianza para resolver problemas por sí solos. «La ayuda de los padres puede evitar la confianza derivada de la autoayuda y la determinación por parte del niño», afirma Pickhardt.

Ayudarles a entender que no pueden ser amigos de todos

Si una amistad no funciona, no pasa nada. Esta es la idea que los padres deben inculcar a los niños, hacerles ver que se llevarán bien con algunas personas y con otras no.

Fomentar la curiosidad

A veces, la corriente interminable de preguntas de un niño puede ser tediosa, pero Paul Harris de la Universidad de Harvard dijo que es importante para el desarrollo del pequeño. «El niño primero debe darse cuenta de que hay cosas que ellos no saben, que hay mundos invisibles de conocimiento que nunca han visitado».

Darles nuevos desafíos

Los padres tienen que mostrarle a su hijo que puede hacer pequeñas metas para alcanzar un gran logro. «Los progenitores pueden alimentar la confianza aumentando las responsabilidades que deben cumplirse», aseguró Pickhardt.

Nunca critiques su empeño

Nada desanimará a un niño más que criticar sus esfuerzos. Darles consejos útiles y sugerencias siempre estará bien, pero nunca hay que decirles que son malos en algo. Si un niño tiene miedo de fallar para no decepcionar, nunca intentará cosas nuevas.

Tratar los errores como bloques de construcción para el aprendizaje

«Aprender de los errores genera confianza», insiste Pickhardt. Pero esto solo sucede cuando usted, como padre, trata los errores como una oportunidad para aprender y crecer. No hay que ser demasiado protector con un hijo. Se debe permitir que se equivoquen de vez en cuando y ayudarlos a comprender cómo pueden abordarlo mejor la próxima vez.

Abrir la puerta a nuevas experiencias

Exponer a los niños a cosas nuevas les enseña que no importa lo aterrador y diferente que parezca algo porque pueden conquistarlo.

Hacer hincapié en que un rendimiento deficiente puede deberse a una preparación deficiente, no a una falta inherente de talento

Cuando un niño suspende en ortografía, pueden reaccionar de dos formas distintas. Según Apter, si tiene una alta autoestima, dirá «No estudié lo suficiente»; si, por el contrario, el pequeño tiene baja autoestima, creerá que es malo para la ortografía. Los padres, por tanto, deben alentar a los primeros y brindarles apoyo a los segundos para que le dediquen más tiempo.

Cuando lo hagan bien, complementar su esfuerzo

Si, por el contrario, el resultado en otro examen fue más satisfactorio, los padres deben buscar respuestas que fomenten la autoestima del menor.

Enseñar lo que sabes hacer

«Eres el héroe de tu hijo, al menos hasta que sea un adolescente». Esa idea debe servirle a los padres para enseñarles lo que saben sobre cómo pensar o actuar. Ser el ejemplo a seguir en el que fijarán los pequeños.

Guiarlos a través de los reveses

La vida, en ocasiones, no es justa y no da todo aquello que la persona desea recibir. Es algo con lo que el niño tendrá que crecer, una idea que deberá adquirir en algún momento de su crecimiento.

«Es importante recordarle a su hijo que todos los caminos hacia el éxito están llenos de contratiempos», agregó Pickhardt.

Aplaudir su valor para probar cosas nuevas

Pickhardt dijo que los padres deberían alabar a sus hijos por experimentar con actividades nuevas. Sugiere decir algo tan simple como: «¡Eres valiente para probar esto!»

Ser autoritario, pero no demasiado estricto

Optar por el rol de padres demasiado estrictos o exigentes, puede suponer que la confianza del niño se reduzca con el paso del tiempo.

Ofrecer ayuda y apoyo, sin pasarse

Darles ayuda sin permitir que los niños lo intenten primero puede reducir la capacidad de autoayuda de los pequeños. Hay que conseguir que el apoyo de los padres genere confianza, como un complemento más.

No mostrar cuando se está preocupado por él

Es normal que unos padres se preocupen por sus hijos, pero no es bueno mostrarlo continuamente. Una preocupación constante podría ser, en ocasiones, interpretada por el pequeño como un voto de desconfianza.

Evitar crear excepciones para su hijo

Todos los padres van a buscar, siempre, lo mejor para los niños, pero eso no significa que tenga que ser a cualquier precio. Pedirle a un profesor, por ejemplo, que le suba la nota de una asignatura no hará más que crear falta de confianza en el pequeño. Los adultos no deben buscar que sus hijos tengan «tratos de favor».

Hablar con ellos sobre sus emociones

Los padres pueden hablar sobre cómo se sienten y hacerles ver, además, que está bien sentirse mal a veces. Ante un problema que tengan los niños, es bueno preguntarles por el por qué, no solo tratar de darles consejos.

Dejar que actúen según su edad

No espere que su hijo actúe como un adulto o haga cosas que no se adecúan a su edad. «Tratar de cumplir con las expectativas de edad avanzada puede reducir la confianza», afirmó Pickhardt.

Celebrar la emoción de aprender

Los niños buscan a sus padres para que les orienten y sepan cómo actuar ante los acontecimientos. «Aprender es un trabajo arduo y, cuando se logra, crea confianza para aprender más», concluyó Pickhardt.