Alec Baldwin e Hilaria Thomas en el Bar Galleta, en Malasaña (Madrid)
Alec Baldwin e Hilaria Thomas en el Bar Galleta, en Malasaña (Madrid) - Instagram

Las vacaciones familiares de Alec Baldwin en Madrid, Murcia y Toledo

El actor y su segunda mujer, Hilaria Thomas, disfrutaron de los paisajes y la gastronomía

MadridActualizado:

Hace unos años, la presencia en España de una estrella de Hollywood del calibre de Alec Baldwin movilizaba a periodistas y paparazzi en busca de una buena foto o una declaración. Desde que el actor está felizmente casado con la instructora de yoga mallorquina Hilaria Thomas (31 años) –se conocieron en 2011 y contrajeron matrimonio en 2012–, cruzar la esquina de una calle madrileña y encontrarse con el multipremiado intérprete (atesora tres Globos de Oro) ya no resulta una rareza. Hilaria, una chica dulce y paciente, no sólo ha domado al iracundo exmarido de Kim Basinger, sino que le ha contagiado su amor por España.

Hilaria, en bcicleta con una amiga
Hilaria, en bcicleta con una amiga- Instagram

Esta última semana, el matrimonio ha pasado unos días de vacaciones en Murcia, Toledo y Madrid, y de su periplo invernal por las dos ciudades Hilaria ha ido dejando testimonios en las redes sociales. Acompañados de sus dos hijos pequeños, Carmen (que no se quitó sus zapatos de flamenca) y Rafael, caminaron por el casco histórico de la capital castellano-manchega. En Madrid, se alojaron en el hotel Ritz, merendaron chocolate en uno de los establecimientos de la pastelería Mallorca, tomaron un aperitivo en el Bar Galleta, en Malasaña; visitaron una joyería murciana (Blasco) donde la pequeña Carmen eligió unos pendientes junto a su «amiga especial» Pepa; y hasta transitaron en coche por un parque eólico no identificado, sobre el que Hilaria escribió: «Sonidos como del futuro».

Alec Baldwin, quien tiene otra hija de su anterior matrimonio con Basinger (la modelo Ireland Baldwin), es un entusiasta del Museo del Prado. En su última visita a nuestro país, con motivo del rodaje de «Torrente 5», declaró: «Me quiero comprar una casa en Madrid. Aquí la gente es encantadora».