Carlota Casiraghi y Lamberto Sanfelice
Carlota Casiraghi y Lamberto Sanfelice - ABC
mónaco

Unas fotos revelan el romance de Carlota Casiraghi con un director de cine italiano

La prensa francesa y la italiana anuncian la ruptura de la hija de Carolina de Mónaco y el actor Gad Elmaleh, padre de su hijo Raphaël

ParísActualizado:

La publicación de unas fotos pasablemente «íntimas» de Carlota Casiraghi, acompañada por el director de cine italiano Lamberto Sanfelice ha sido presentada en la prensa del corazón francesa e italiana como el indicio «indiscutible» de una «ruptura» con el padre de su único hijo, el cómico francés Gad Elmaleh.

No es un secreto que la hija de Carolina de Mónaco y el padre del pequeño Raphäel (Monte-Carlo, 2014) llevaban existencias físicamente alejadas desde hace meses. La agitada vida profesional de un cómico y actor, en la plenitud de una carrera muy cosmopolita, y los compromisos sociales no menos cosmopolitas de una joven con domicilio itinerante entre Mónaco y París no ha facilitado una «situación familiar» demasiado «estable». Hace apenas dos semanas, Carlota dio un nuevo rumbo a su vida inaugurando en Mónaco unos seminarios filosóficos consagrados al «amor». Se trataba de dar otra dimensión, más humanista, al principado de los Grimaldi. Profesores más o menos ilustres glosaron con líricos violines verbales el «compromiso» personal de Carlota en el complejo terreno de la Filosofía.

Días más tarde, el semanario «Voici» ha sido el primero en publicar unas fotos tomadas a cierta distancia (con un objetivo de 400 mm. como mínimo) de la joven acompañada por Lamberto Sanfelice, director de cine con modesto reconocimiento.

Pese a la distancia que mediaba entre ambos, en los últimos meses Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh estuvieron juntos en eventos tradicionalmente bien remunerados, como el Longines Athina Onassis Horse Show, en Saint-Tropez. También, en la boda de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. Se trataba, entre otras cosas, de desmentir «con pruebas de amor» los repetitivos rumores sobre la separación de la pareja. Tras la «prueba fotográfica» de las excelentes relaciones entre Carlota y Gad, cada cual volvía a su errante vida cosmopolita.

Lamberto Sanfelice quizá no sea Alfred Hitchcock –el genio que inmortalizó a Grace Kelly, actriz antes de convertirse en Princesa de Mónaco–, pero hace meses que intenta distribuir una película, «Cloro», entre «vanguardista» y «dramática» según los expertos. Y sus fotos con Carlota pudieran facilitar una fama siquiera pasajera. Los semanarios «Oggi» y «Voici» dan por hecho que Carlota ha encontrado «un nuevo amor, italiano y muy guapo». «Vanity Fair» presenta la historia entre signos de interrogación. Vaya usted a saber.