POLÉMICA

Toño Sanchís, de hombre de confianza a bestia negra de Belén Esteban

La «princesa del pueblo» ya no le quiere a su lado. El antiguo líder de Los Inhumanos, y representante de buena parte de las estrellas catódicas, es señalado por supuesto engaño económica de un millón de euros

Actualizado:

«Y cuando alguna me quiero cepillar, en mi coche me tengo que apañar. Que difícil es hacer el amor en un Simca 1000 en un Simca 1000», entonaba, allá por 1988, Toño Sanchísal frente de un grupo multitudinario e irreverente llamado Los Inhumanos. También entonaba aquello de «Fary torero» o «Me duele la cara de ser tan guapo», canciones que daban para una fiesta etílica y poco más.

Este hijo de un representante comercial, criado en la sierra madrileña y con un tremendo olfato para los negocios, se reinventó más tarde al frente deLa Banda del Capitán Canallay arrasó con el «A por ellos», aquel himno futbolero que todo el país coreaba al unísono en los momentos de gloria de la selección española. Qué tiempos. También, se hizo representante de personajes y tuvo el tino, o la buena fortuna, de que Belén Esteban confiara en él cuando cimentaba en televisión su condición de «princesa del pueblo». El descaro de Belén, el contar sus cosas sin importarle el qué dirán, el morro y el desparpajo la encumbraron como fenómeno sociológico y reina indiscutible de la audiencia desde los platós de Telecinco.

Toño aumentó su nómina de representados con otras figuras catódicas, como la exconcejal del PSOE en Los Yébenes, Olvido Hormigos. También contaron con sus servicios personajes tan dispares como Boris Izaguirre, Kiko Matamoros, Álvaro Muñoz Escassi, Joaquín Torres o Jorge Javier Vázquez. Si, como confesaba en una entrevista al diario «El Correo» se lleva un 20 por ciento de lo que ganan sus representados, Toño Sanchís ha sido una suerte de Rey Midas, sobre todo gracias a belén Esteban

Distanciamiento y resquemor

Ahora el mánager de las estrellas de «Sálvame», sin embargo, se encuentra en sus momentos más difíciles. Ayer, Belén, que jamás se calla una, contó ante las cámaras del programa que la relación entre ambos ha cambiado mucho. Ya no hay confianza, sino distanciamiento. Argumentó su desencuentro con un auténtico bombazo: Toño le habría sustraído un millón de euros y, además, habría filtrado a ciertos medios asuntos muy privados de la ex de Jesulín de Ubrique.

«Llevo cuatro meses callada y no me voy a pronunciar. Lo que ha dicho Mila, lo ha dicho ella. Me gustaría hablar, pero estoy atada de pies y manos», explicó Belén Esteban. ¿Y qué había dicho Mila Ximenéz? Precisamente ella fue quien ayer destapó la caja de los truenos al afirmar que Toño Sanchís habría filtrado información sobre Belén Esteban, algo sobre lo que su hasta ahora representada no se ha atrevido a confirmar ni desmentir.

«Solo voy a decir una cosa: la avaricia rompe el saco», comentó la colaboradora Esteban en Telecinco, en referencia al supuesto engaño económico cifrado en un millón de euros. «Yo he vendido mi vida durante diez años y lo he hecho por la persona que más quiero. Porque por mi hija y mi familia mato». Y lanzó una advertencia: «Si hablo, se cae Telecinco».