Todos los detalles de la boda de Eva Longoria y José Bastón en México

La ceremonia se ofició en dos idiomas, el coro lo formaron jóvenes con necesidades especiales y dos famosos chefs de la zona dieron de comer a los comensales

LOS ÁNGELESActualizado:

Después de jugar al despiste durante días con los medios de comunicación sobre dónde sería su boda, la actriz Eva Longoria (41 años) y su ya marido José Antonio Bastón se casaron en Valle de Bravo, al oeste de ciudad de México, sobre el Lago Avándaro. La localidad, refugio a donde los mexicanos escapan los fines de semana del alboroto urbano, está rodeada de un espectacular bosque de pinos autóctonos. Hasta entonces se había especulado con la posibilidad de que Longoria se casará en Acapulco, en la formidable casa que su buen amigo Jaime Camil tiene en la costa de guerrero.

Horas antes de la ceremonia la protagonista de «Mujeres desesperadas» aparecía relajada haciendo yoga junto a su preparador físico. Para la ceremonia, Longoria, guapísima y feliz, eligió un vestido diseñado en exclusiva para ella por su gran amiga Victoria Beckham. Para peinarse se trajo de Hollywood al estilista Ken Paves, el favorito de Jennifer Aniston. Bastón, por su parte, escogió un traje, con chaleco a juego, en tonos grises diseñado por Brunello Cucinelli.

Fue la hermana del novio, Rosalía Bastón, la encargada de ejercer de dama de honor en la boda organizando el concepto y los detalles del menú, la música y la logística de la organización.

La fiesta, que se alargó hasta bien entrada la madrugada, contó con íntimas amistades de Eva como María Bravo, Lina Peralta o Melanie Griffith, que publicó en Instagram un video de los fuegos artificiales que se lanzaron en Valle de Bravo mientras sonaba de fondo «Somewhere Over The Rainbow». Victoria Beckham también asistió junto a su marido David y Ricky Martin con su pareja, Jwan Yosef.

Por parte del empresario, no se perdieron el enlace la actriz inglesa Kate Beckinsale y amigos del empresario como Emilio Azcárraga Jean, Jaime Camil y las presentadoras de televisión Andrea Legarreta y Galilea Montijo. La nota española la puso nuestra actriz más internacional Penélope Cruz.

Los ilustres invitados se alojaron en el hotel Rodavento, donde a primera hora de la mañana del sábado se les pudo ver disfrutando de sus exclusivas instalaciones o tomando el sol. La ceremonia contó con importantes medidas de seguridad, que obligaron a muchos de los doscientos invitados a pasar por un detector de metales.

Una ceremonia en dos idiomas

El altar estuvo decorado con una enorme cruz de flores y cientos de pequeñas luces que iluminaba la espectacular vista del acantilado de Valle de Bravo. La orquesta Pro Down, formada por jóvenes con necesidades especiales, tocó los temas escogidos por los novios. La ceremonia, oficiada en inglés y en español por el padre Pedro, amigo de la familia del novio, hizo eco de la vida bilingüe de los novios a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos.

Escoltada por las hijas del novio, Tali y Mariana, Eva no dejo de bromear durante toda la ceremonia y, aunque este fuera su tercer matrimonio, lloró al besar a su madre ya casada.

La cena, preparada por los chefs mexicanos de moda Eduardo Kholman y Enrique Olvera, los mismos que sirvieron el banquete de boda Alejandro Hank y Bárbara Coppel, fue espectacular con sabor a México, pero sin olvidar que muchos de los presentes habían llegado de California. También se ofreció una opción para vegetarianos.

La pareja se comprometió hace cinco meses en Dubái. Eva compartió entonces una imagen del romántico momento, que parecía sacado de un cuento de Las mil y una noches. Con un hermoso anillo de rubí, Pepe le pidió que estuviera su lado para siempre.