Chelo García Cortés
Chelo García Cortés - Telecinco

SálvameEl drama de Chelo García Cortés: «Me tiene amargada»

La televisiva sufrió una aparatosa caída que le obligará a pasar por quirófano

ABC
Actualizado:

A pesar de haber salido completamente ilesa después de tres meses de supervivencia en Honduras, Chelo García-Cortés no parece haber corrido la misma suerte a su llegada a España. Y es que la colaboradora televisiva sufrió este pasado martes una aparatosa caída en el plató de «Sálvame», que obligó su traslado inmediato al hospital.

Posteriormente, la ex superviviente tomaba la decisión de publicar una foto en redes sociales en la que se aprecia, en primer plano, el estremecedor resultado de su pierna izquierda tras salir del hospital. La imagen resulta ser cuanto menos impactante: 28 puntos de sutura, es decir, una enorme y profunda brecha que se esconde debajo del vendaje protector. «He tenido suerte», explicaba la periodista, después de añadir que «no ha afectado a ningún tejido importante».

Sin embargo, lo que había parecido quedarse en un susto ha derivado en un problema de salud más grave, tal y como ha informado la propia Chelo desde su cuenta de Instagram. «A veces las esperas se hacen eternas!!! De vuelta a casa y con días de baja... la herida se ha complicado un poquito y me tengo que operar la semana que viene», escribe, generando gran preocupación entre sus seguidores.

Tras anunciar la noticia de su operación, sus seguidores en redes sociales no tardaron en interesarse por su estado de salud. Finalmente, la mujer de Marta Roca decidió entrar en el plató de «Sálvame» a través de una llamada telefónica para explicar que tendrá que pasar por quirófano para «limpiar la zona superior del tobillo», que es donde se produjo el mayor desgarro tras el corte, pues ha empezado a necrosar.

«He adelgazado tanto que es una zona donde la piel es muy fina. Así que me intervienen para evitar males mayores», relataba la colaboradora, al tiempo que confesaba que se trata de un tema que va a afectar a su rutina y que no lo lleva nada bien. «Me tiene un poco amargada».