Toño Sanchís con su madre y su mujer, Lorena, en Majadahonda
Toño Sanchís con su madre y su mujer, Lorena, en Majadahonda - Gtres

Los problemas crecen para Toño Sanchís

El que fuera representante de Belén Esteban intenta recopilar todos los documenos que le debe a la ex de Jesulín antes de que ésta interponga una demanda contra su mujer

MadridActualizado:

Después del revuelo que se organizó con el ingreso hospitalario el pasado viernes del representante de Belén Esteban, Toño Sanchís, las cosas no han ido a mejor. De entrada porque ya se ha filtrado que los fármacos que Sanchís ingirió esa tarde ni eran tantos ni le hicieron perder la consciencia en ningún momento. Fue un susto que se llevó su mujer y «una necesidad de tranquilizarme», como ha confirmado el propio afectado, por el fuerte dolor de cabeza que tenía debido a la tensión que estaba viviendo. Desde que su representada hizo pública la deuda que tenía con ella el escándalo ha sido titular diario de todas las crónicas del corazón. Todo empezó a raíz de la investigación que Hacienda le está realizando a Esteban, que destapó unas cantidades que no coincidían con las que la aludida tenía. Por eso, desde el pasado verano sus asesores fiscales están reclamando a Toño unos papeles para conocer con exactitud los contratos y facturas que ha realizado en su nombre.

Esta polémica ha situado al conocido representante en el punto de mira de todos los objetivos. Ayer por la mañana acudió a su oficina en el centro de Madrid, local que está vaciando dado que se mudan. «Eso es algo que tenía pactado con el dueño desde hace dos meses», me confirmó Sanchís. Tal vez en la nueva sede le falte gente y le sobren metros. Uno de sus colaboradores del despacho, Agustín Etienne, me aseguró ayer que llevaba dos días sin hablar con su «jefe» dado que se había ido el puente a Andorra «para desconectar». Hay rumores que apuntan a que también podría darle la espalda como ya han hecho algunos representados de Toño tras enterarse del escándalo con Belén. Matamoros, Terelu o la televisiva Yleniapodrían estar en esa lista que no parece vaya a terminar aquí.

«Lo que más le preocupa ahora es el futuro de su empresa dado que sin Belén las cosas no van a ser igual», dice un íntimo amigo de Toño. Arropado por su mujer Lorena, su madre y sus hermanos, estos días los ha pasado casi encerrado en su casa de las afueras de Madrid intentando evadirse jugando con sus cuatro hijos pequeños. «Lo que Toño no entiende es cómo Belén le está haciendo esto con la relación tan especial que mantenían. Él la ha ayudado siempre. En sus peores momentos ha sido mucho más que un representante y por eso le duele tanto», comenta un amigo de Sanchís. «Dice que ha encargado a su gestoría que entregue todos los documentos a Belén y que espera que en una semana esté todo recopilado», añade.

Por su parte Belén ya ha puesto en marcha la cuenta atrás para que cumpla con ese requerimiento. «De no entregarme la documentación en el plazo de diez días tengo una demanda preparada contra su mujer ya que la empresa está a su nombre», anuncia Esteban. «Quiero sentarme y hablarlo con ella», repite Toño convencido de que los dos a solas podrían reconducir este feo asunto. «Llevo desde agosto hablando con él y no ha habido manera de que me diera lo que le pedía así que ya está bien de decir que tenemos que hablar», se defiende Esteban. Lo cierto es que sus asesores ya han comprobado cómo hay galas televisivas que no están facturadas ni cobradas y por eso en estas últimas semanas Toño ya ha hecho varias entregas económicas, un total de algo más de 300.000 euros, en concepto de pagos atrasados. «Puede ser el doble o el triple lo que me queda por recibir», ha comentado Belén en su entorno. De momento los dos no sólo tienen estas cuentas pendientes sino que también una deuda con Hacienda que están pagando a plazos y que con todo este lío puede salirles aún más cara.