Madonna gana la batalla legal contra un medio por invasión de su intimidad

La cantante, que adoptó a sus gemelas en febrero de este año, consideró que un artículo que salió el pasado mes de enero amenazaba la integridad de sus pequeñas

MADRIDActualizado:

Madonna y sus gemelas adoptadas, Stella y Estere, han aceptado de la asociación que edita el diario «Daily Mail» una compensación no revelada por una «grave invasión de la intimidad», según ha informado este jueves la propia abogada de la cantante, Jenny Afia.

Madonna, que adoptó a las niñas en febrero de este año, ha aceptado la compensación de la Asociación de Periódicos tras el caso que la artista y actriz presentó en el Tribunal Superior de Londres por un artículo que salió el pasado enero y que le provocó una «considerable angustia y ansiedad», añadió su letrada.

El artículo, que apareció en el «MailOnLine», la versión digital del rotativo, revelaba los nombres, la raza, las edades e indicaba que las pequeñas, de 4 años, vivían en un orfanato en Malawi. En el momento que se publicó la información, se estaba tramitando una solicitud de adopción presentada por Madonna.

«El 'MailOnline' lo publicó en un momento en que, como el periodista debió haber apreciado, Madonna no hubiera tenido poder para proteger a las niñas», indicó Afia. «Su conducta, en su opinión (Madonna), podría haber amenazado la integridad o el resultado del proceso de adopción», agregó.

Según Afia, la ley de Malaw tiene reglas sobre la identificación de niños que están en proceso de ser adoptados, principalmente para proteger su bienestar y seguridad.

«Madonna presentó la demanda porque el periódico amenazaba la seguridad de las niñas al nombrarlas antes de que fuesen adoptadas. Ella siempre adoptará todas las medidas posibles para proteger el bienestar de su familia», indicó la abogada. Además resaltó que la Asociación de Periódicos hizo una oferta de pago para cubrir los daños y los costes legales del caso, dinero que la cantante donará al Instituto Mercy James de Cirugía Pediátrica de Malawi.

Y añade: «Está contenta de que al menos haya salido algo bueno de esta situación». La abogada precisó que la artista, que no estuvo este jueves en el tribunal, sintió que debía emprender acciones legales puesto que «lo consideraba como una grave violación de la intimidad».