Ana Guerra - Maya Balanya | Vídeo: Ana Guerra y Miguel Ángel Muñoz disparan la tensión en Twitter (EP)

Los dramas de Ana Guerra, al descubierto

A pesar de lo que se pueda pensar, la vida de la extriunfita desde que saliese de la Academia no ha sido un camino de rosas

MadridActualizado:

Ana Guerra publicó su primer libro el pasado 11 de abril: «Con una sonrisa», listo y preparado para que sea distribuido en las librerías de todo el país. Un libro que saca el lado más íntimo y personal de la artista. «Hace solo un año, mi sueño de dedicarme a la música se hizo realidad. Eso es lo más maravilloso que me ha pasado jamás. Pero también da mucho vértigo. Por eso intento no olvidar nunca todo lo que he aprendido en el largo camino que me ha traído hasta aquí», comienza el primero de los nueve capítulos escritos por ella todos menos uno.

Ana Guerra
Ana Guerra - Gtres

Una obra que califica de «muy personal» y donde se abre en canal sobre temas tan íntimos como la enfermedad de su madre Fátima. «Cuando tenía 15 años, mi madre sufrió un derrame cerebral y pasó tres meses en el hospital. Nos dio algún que otro susto pero al final se recuperó», relata la exconcursante de «Operación Triunfo». «Por las mañanas iba al colegio, pasaba el mediodía y la tarde con mi madre e iba al conservatorio casi por la noche. Estudiaba en los pasillos del hospital y, cuando no estaba allí, me pasaba el día pendiente del teléfono y pensando en mi madre», afirma. «Hoy en día sigue bien y, por suerte, podemos disfrutar la una de la otra».

Gtres
- Gtres

A pesar de lo que se pueda pensar, la vida de la extriunfita desde que saliese de la Academia no ha sido un camino de rosas, y así lo ha reflejado a través de las páginas de su libro: «Cuando me propusieron hacer este libro me planteé muy seriamente si estaba preparada o no, porque es un proyecto muy personal y, sobre todo, porque no sabía si tenía algo interesante que compartir contigo. Pero luego luego pensé: claro que no estoy preparada, pero te lo voy a contar desde el corazón» y añade: «Qué surrealista... un libro que habla de mí y de todo lo que he sentido alguna vez en mi vida. No me gustaría que se viese como una lección moralista o un aprendizaje».