John Lennon y Paul McCartney - Vídeo: ABC Multimedia

Las confesiones sexuales de Paul McCartney: prostitutas, Las Vegas y... John Lennon

El veterano músico se sincera en una entrevista con la versión británica de «GQ» donde cuenta algunas de sus anécdotas más alocadas. Por ejemplo, aquella vez que participó en una sesión de onanismo con su compañero en Los Beatles

Actualizado:

De repente, «Come together, right now» toma una nueva dimensión para los fans de los Beatles. La versión británica de la revista «GQ» ha publicado una entrevista a Paul McCartney en la que el artista detalla los capítulos más extraños y alocados de su vida, en especial de su vida sexual. Y aunque hay para elegir, una de las anécdotas se ha impuesto como la más comentada. Una en la que Paul no estaba solo, sino muy bien acompañado por John Lennon.

«Estábamos en casa de John, éramos unos cuantos. Y en vez de emborracharnos y perder el control, nos sentamos en unas sillas. No había luz y alguien empezó a masturbarse. Y todos le seguimos», relata McCartney, quien no recuerda «si nos quedábamos allí a dormir o no».

Efectivamente, a sus 76 años es difícil para McCartney acordarse de ciertos detalles. Pero de que él, junto a otras cuatro personas, se entregaron a los placeres de Onán una noche de su juventud, de eso no se olvida. Y de los nombres que empezaron a gritar para «ayudarnos en nuestra misión», tampoco.

«Gritábamos cosas como "¡Brigitte Bardot!" y nos animábamos a aumentar el ritmo», asegura jocoso. Un ambiente que podría definirse como erótico-festivo hasta que Lennon rompió la magia mencionando a Winston Churchill.

«Tampoco fuera para tanto, es la típica cosa en la que tampoco piensas mucho. Éramos un grupo haciendo lo mismo. Pero admito que es un poco raro cuando piensas en ello. Sinceramente, hay muchas cosas así que haces cuando eres un crío y si ahora las piensas no puedes creerte que sucedieran», añade McCartney, quien para zanjar el tema asegura que era «una diversión sin peligro», en la que «no hicimos daño a nadie. Ni siquiera a Brigitte Bardot».

Sin orgías, pero con «grupies»

A lo largo de la entrevista, Paul McCartney habla de su presente, de su futuro pero sobre todo de su pasado. Y, entre otras cosas, aprovecha para desmentir algunos episodios de los Beatles, como que participaban en orgías con sus seguidoras. «Nunca se montó ninguna, al menos que yo sepa. Pero sí que había encuentros sexuales, bastante espirituales, y por supuesto estaban las grupies», señala cauteloso el ex beatle.

De hecho, McCartney duda a la hora de confirmar una de las historias de alcoba más conocidas del grupo: que aplaudieron a un jovencísimo George Harrison de 17 años tras perder su virginidad en una habitación compartida en Hamburgo, antes de alcanzar la fama mundial.

«Las historias de los Beatles se han transformado en leyendas y cuando escucha alguna, tengo que parar un momento y pensar si sucedió de verdad o no. Esa creo que es cierta», responde, «teníamos una cama y si uno de los chicos traía a una mujer, se tapaban con unas mantas. Tampoco te enterabas mucho de lo que pasaba, solo del movimiento. No sé si fue cuando George perdió su virginidad, puede que sí, no estoy seguro». Para el músico, vivir estas experiencias juntos -de alguna manera- fue una de las fortalezas del grupo: «Estábamos siempre muy cerca unos de los otros, lo compartíamos y conocíamos todo».

Una noche en Las Vegas

Aunque pueda parecer que un beatle no practicaba sexo (del tipo que fuera) si no había otro beatle en el mismo cuarto, McCartney desvela otra anécdota para desterrar esta idea. Porque a veces también mantenían relaciones pared con pared.

La policía intenta retener a las seguidoras de Los Beatles
La policía intenta retener a las seguidoras de Los Beatles

«Hubo un viaje en Las Vegas donde nuestro "fixer" nos preguntó si queríamos una prostituta para cada uno. Todos contestamos que sí y yo pedí que me trajeran dos. Y estuve con ambas y fue genial. Es lo más cerca que he estado en mi vida de participar en una orgía. Pero creo que en el cuarto de al lado los chicos habían pedido otra cosa del menú porque John no paró de decir al día siguiente que había parecido una bacanal», desliza.

Para McCartney, si había un componente del grupo de Liverpool que realmente estaba liberado sexualmente, ese era John Lennon, de quien narra, entre otras aventuras, cómo conquistó a una mujer en un pub y se fueron a la casa de ella para mantener relaciones. Ya en la cama, el artista descubrió que el marido de ella les estaba mirando. «A él le gustaban esas cosas, experimentar. A mí no me iban esas historias. No podría estar con la mujer de otro, mucho menos que el marido se enterara. Quizá soy demasiado sensible», comenta el artista, «mira, yo no viví locuras así pero me lo pasé muy bien. Y me lo pasé muy bien muchas veces. Y eso es suficiente».