El cómico y político italiano durante un mitin (izq.) y en unas vacaciones en Kenia hace unos años
El cómico y político italiano durante un mitin (izq.) y en unas vacaciones en Kenia hace unos años - ABC
GENTE

Beppe Grillo predica pobreza desde el lujo paradisiaco de Malindi

El cómico disfrutó de la Navidad en aguas cristalinas de Kenia, aunque se mostrara en su estudio de Génova elogiando la eliminación de lo superfluo

RomaActualizado:

«El remedio es la pobreza», anunciaba en su mensaje navideño el cómico Beppe Grillo. En su blog, el más seguido de Italia, el fundador del Movimiento 5 Estrellas (M5E) elogiaba la austeridad y la pobreza, evocando un artículo del escritor y periodista italiano Goffredo Parise: «La pobreza es gozar de mínimos y necesarios, como el alimento necesario y no superfluo, la vestimenta necesaria, la casa necesaria y no superflua», escribió Parise este texto que tituló «El remedio es la pobreza». Con esa loa a la carestía y a eliminar lo superfluo, sus seguidores debieron pensar que el cómico se había ido a pasar las fiestas navideñas a un monasterio benedictino para gozar de la austeridad, o estaba visitando a las personas que sufrieron los terremotos en el centro de Italia, hoy en tiendas bajo la nieve que les trajo la Befana (la versión italiana de los Reyes Magos). La realidad era muy distinta: la pobreza es bella para los demás, debió pensar Grillo, porque él gozaba unas vacaciones en un lujoso complejo hotelero de Malindi, en la costa de Kenia, y brindaba con champán por el año nuevo en las aguas cristalinas del océano Índico.

Grillo es millonario y puede pasar sus vacaciones donde le plazca. Lo sorprendente es su mensaje y que el cómico lo lanzara desde Malindi, sobre una idílica playa blanca, entre las más bellas de Kenia, pero haciendo ver que estaba en su casa de Génova. Incluso en Nochevieja, mientras el presidente de la República se dirigía al país en el tradicional mensaje de fin de año, él transmitió a la misma hora un contra-discurso para «oscurecer» al del jefe del Estado: Grillo aparecía delante de su escritorio en su casa de Génova, junto a la bandera tricolor italiana. Pero en realidad estaba a muchos kilómetros de distancia, celebrando en Malindi la entrada en el año nuevo, rodeado de señoras de postín y de varios amigos. Dos días después fue visto al norte de Malindi, en las aguas cristalinas de la playa de Watamu.

Reportaje de «Chi», publicado hace dos años, donde aparece Grillo (en la piscina, a la derecha) con Briatore
Reportaje de «Chi», publicado hace dos años, donde aparece Grillo (en la piscina, a la derecha) con Briatore- ABC

No es la primera vez que Beppe Grillo escoge para sus vacaciones la costa del océano Índico. Hace dos años aparecieron sobre la revista «Chi», propiedad de Silvio Berlusconi, las fotos del cómico en la piscina del complejo hotelero que tiene en Malindi el empresario Flavio Briatore, al quien el cómico visitó cómico. En esta ocasión, Briatore ha salido en defensa de las vacaciones de su amigo Grillo, sin entrar a considerar la incoherencia del «pobre» Grillo dedicado al «elogio de la pobreza» mientras se relaja en un mar de ensueño, una meta desde luego no al alcance de la gran mayoría de sus seguidores.

Desde ese paraíso, Beppe Grillo también lanzó una propuesta muy discutida y polémica: crear tribunales populares para juzgar a periódicos y televisiones, una medida calificada en distintos medios como fascista. «Los periódicos y telediarios son los primeros fabricantes de noticias falsas en el país con el objetivo de mantener en el poder a quien lo detenta. Son esas noticias las que deben ser controladas. Propongo no un tribunal gubernamental, sino un jurado popular que determine la veracidad de las noticias publicadas», dijo. En realidad, Grillo sí ha lanzado muy gordas mentiras y manipulaciones, tanto en su blog como en los escenarios. Por ejemplo, en sus espectáculos el líder del Movimiento 5 Estrellas negaba la existencia del sida, considerándolo «la más grade mentira del siglo».

Las fotos de Grillo en Malindi, publicadas en todos los medios, han suscitado hilaridad y feroces críticas en el mundo político y en las redes sociales. «Él predica la pobreza para los demás, así como la honestidad», comenta uno –el más educado– de la infinidad de cibernautas que critican a Grillo. Un elogio de la pobreza y una invitación a eliminar lo superfluo, mensaje lanzado desde Malindi por uno que vive en el lujo y que hasta no hace mucho tenía un yate y conducía una Ferrari, suena a cómico.