Alberto de Mónaco con un retrato de su madre, Grace Kelly, de fondo
Alberto de Mónaco con un retrato de su madre, Grace Kelly, de fondo - AFP

Alberto de Mónaco compra la casa donde creció su madre, Grace Kelly

El inmueble, situado en Filadelfia, es donde Rainiero de Mónaco le pidió matrimonio a la actriz

MADRIDActualizado:

El príncipe Alberto ha comprado la residencia donde su madre, Grace Kelly, pasó su infancia en Filadelfia. Así lo ha comunicado él mismo a la revista «People», asegurando que se trata de una casa muy importante para su familia, donde Rainiero de Mónaco le pidió matrimonio a su madre. «Uno de mis primeros recuerdos es de una visita a esa casa. La abuela preparó una habitación para mí, yo debía tener cinco años. Allí, mi hermana y yo nos asomábamos a la ventana para ver pasar los coches», ha comentado. «Recuerdo rodar por la alfombra de la sala de estar», añadía. Aunque no sabe todavía que uso le darán a la casa, ha comentado que se plantean organizar una exposición o establecer ahí las oficinas para la Fundación Princesa Grace.

Imagen de la fachada de la casa
Imagen de la fachada de la casa- ABC

El inmueble salió a la venta el pasado mes de junio y el príncipe Alberto la compró en septiembre. Ha asegurado que no tardará en mostrársela a sus hijos, Jaime y Gabriela, para compartir con ellos momentos de su infancia. «Tengo muchas ganas de mostrar la casa a los niños, compartirla con ellos, que vean el jardín. Probablemente será el próximo año. Terminaremos de trabajar en la casa y luego organizaremos algún tipo de inauguración», ha contado.

Grace Kelly vivió en esa casa hasta que comenzó su carrera en el mundo del espectáculo. La casa, de estilo colonial, tiene seis habitaciones y un precioso terreno de 280 hectáreas. Situada en la zona de East Falls de Filadelfia, está valorada en 918.000 euros. Pero, tal y como publica «People», Alberto de Mónaco habría desembolsado por el inmueble 712.000 euros. Construida en 1935 por John B. Kelly, el padre de Grace Kelly. Perteneció a los Kelly hasta 1974, su último dueño la ha tenido durante cuarenta años.