Diana de Gales y el Príncipe Carlos, jugando con su hijo Guillermo en el Palacio
Diana de Gales y el Príncipe Carlos, jugando con su hijo Guillermo en el Palacio - abc
historia

Así es el lugar donde vivió la Princesa Diana de Gales

El Palacio de Kensington forma parte de la historia de la Corona británica desde 1689

aurora vasco
Actualizado:

Hay que remontarse 324 años atrás para poder poner un punto de inicio en la historia que unió al Kensington Palace lugar donde vivió Diana de Gales durante su matrimonio con el Príncipe Carlos de Inglaterra– con la corona británica. Guillermo III, varias ramas hacia arriba en el árbol genealógico de la reina Isabel II, decidió trasladar su residencia a un lugar que no perjudicara tanto su asma crónico como lo hacía el Palacio de Whitehall –su hogar hasta ese momento– situado junto un río. Su esposa, María II, vio con buenos ojos la compra en 1689 de una mansión jacobea rodeada de aire puro que desde entonces formaría parte de la historia de la Casa Real británica.

La mansión no se llamaba Kensington PalaceBautizada originariamente como Nottingham House, esta construcción de 1605 costó 20.000 libras –algo más de 23.500 euros–, y pronto comenzó a ser conocida como el Palacio de Kensington por estar ubicada en los jardines del mismo nombre en Londres. María II, ansiosa por entrar a vivir en su nueva morada, consintió que Nicolas Hawksmoor (secretario de la obra) no tocara la estructura básica de la mansión. Con este gesto, además de ganar tiempo, se ahorraba dinero puesto que a la construcción primaria sólo se tuvieron que añadir pabellones aledaños (cada uno con tres pisos y ático) para completar el hogar de los reyes y su corte.

Poco antes de la Navidad de 1689, las obras habían concluido y la Familia Real pudo fijar su residencia en el Palacio de Kensington. Sin embargo, la enfermedad no permitió María II disfrutar de su mansión ni de las posteriores mejoras que realizó en la casa. La Reina murió de viruela el 28 de diciembre de 1694 con 32 años, y en el tiempo que pasó después de su fallecimiento gran parte del magnífico mobiliario del palacio y su amplísima colección de porcelana oriental fue entregada al Conde de Albemarle. Ocho años más tarde, una rotura de clavícula propiciada por la caída de un caballo llevó al rey Guillermo III a guardar cama en Kensington, lugar donde enfermó y finalmente murió un 8 de marzo.

Hogar de la Princesa Diana

Levantado en la década de 1720, el lugar donde vivió la Princesa Diana durante su matrimonio con el Príncipe Carlos de Inglaterra estuvo inhabitado desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el matrimonio devolvió el esplendor a las habitaciones y volvió a tomar cariz de hogar con la mudanza de la pareja al apartamento –como así denominan los británicos a estas estancias– número 8. Entre sus muros crecieron los príncipes Guillermo y Enrique, y sus pasillos les han visto corretear y jugar como niños que eran.

El 31 de agosto de 1997 es una fecha trágica marcada en el calendario del Palacio. La muerte de Diana de Gales sobrecogió a extranjeros y británicos, que no dudaron en mostrar su afecto a la que consideraban «la princesa del pueblo» a través de miles de ramos de flores que depositaron frente a la entrada del Kensington Palace –se calcula que en los días posteriores a la muerte de Diana se colocaron más de un millón de manojos florales frente al hasta entonces hogar de la Princesa–.

Seis días después de su fallecimiento, el cortejo fúnebre de casi 6,5 kilómetrosde largo que acompañaba el cuerpo de Diana partió desde el Palacio comprado por Guillermo III y María II hasta la Abadía de Westminster, permaneciendo abierto para recoger las firmas de las 136.000 personas que quisieron estampar su pésame en los libros de condolencias que aún se conservan en los archivos del Palacio.

En la actualidad, el Kensington Palace es la residencia oficial del Príncipe Guillermo y Catalina de Cambridge, de su hermano Enrique, del duque y la duquesa de Gloucester y del Príncipe y la Princesa Michael de Kent.