El aparcamiento de Jacinto Benavente, ayer, es uno de los que se encuentran dentro de Madrid Central
El aparcamiento de Jacinto Benavente, ayer, es uno de los que se encuentran dentro de Madrid Central - Guillermo Navarro

Detectan fallos en el sistema que anula las multas en el 30% de los «parkings» de Madrid Central

Por los errores producidos entre el 2 y el 8 de septiembre, el Consistorio revocará las sanciones en los casos «dudosos»

MadridActualizado:

La urgencia por implantar Madrid Central antes de entrar en periodo electoral llevó al equipo de Manuela Carmena a poner en marcha una medida plagada de errores técnicos, fallos que han dejado sin seguridad jurídica a los conductores. Primero, como denunció ABC, el Consistorio se vio obligado a eliminar 6.602 multas desde el 16 de marzo, cuando se activó la fase sancionadora, hasta el 16 de abril por un defecto de forma causado por una confusión en el formato del horario. Ahora, el 30 por ciento de los aparcamientos ha alertado de fallos en el sistema que registra las matrículas para anular las multas por entrar en Madrid Central con un coche al que le corresponde una etiqueta B (los de gasolina posteriores a 2000 o los diésel fabricados después del 2006) o C (los de gasolina posteriores a enero de 2006 o diésel a partir de 2014).

La colaboración de los 193 aparcamientos que hay dentro del área es crucial, puesto que, cuando los conductores acceden al área, las cámaras identifican su matrícula y cruzan los datos con los del «parking» en el que finalmente estacionan. Los empresarios pueden optar por un sistema automatizado de captación de placas (al que se han adherido 67 aparcamientos) o por uno manual (el que usan 126 garajes, en su mayoría gestionados por pymes).

Lanzado sin testar

En ambos casos, los aparcamientos generan un fichero diario con todos los datos que, en un plazo máximo de cinco días se envían, por vía telemática, al Ayuntamiento con el fin de garantizar que los usuarios no reciben sanciones. Además, existe un sistema de contingencia que permite la elaboración y el envío manual del fichero en el supuesto de que se produjera una incidencia en sus sistemas informáticos, y que ese envío automático a través de la web no fuera posible.

Sin embargo, según ha podido saber ABC, el problema no estaba en la transmisión de datos por parte de los «parkings», sino en el diseño de la propia red municipal. Los técnicos del área de Medio Ambiente y Movilidad constataron que no se realizaron las pruebas necesarias para comprobar la estabilidad del sistema antes de su lanzamiento.

La base de datos ha tenido fallos de planteamiento y los errores ahora detectados demuestran que la red municipal no estaba preparada para gestionar un gran volumen de información. Este colapso ha provocado que decenas de conductores que cumplieron con la normativa de acceso a Madrid Central se hayan expuesto a una sanción sin merecerlo.

Colapso en la red

En concreto, los técnicos municipales detectaron que la base de datos del Ayuntamiento dejó de funcionar del 2 al 8 de septiembre, con especial incidencia el pasado día 5, al «gestionar inadecuadamente los excesos de carga de datos». Por ello, cuando los aparcamientos intentaban enviar las matrículas de los vehículos que acceden a sus instalaciones, no obtenían la confirmación de que estaban autorizados de forma adecuada o les aparecía, directamente, un mensaje de error.

A pesar de que esas placas ya estaban registradas en el sistema, los aparcamientos volvían a enviar las matrículas, generando así mayor sobrecarga en la red municipal y entrando en un círculo vicioso. Esto generaba una gran incertidumbre en los a «parkings», que no tenían la certeza de si sus clientes podrían llegar a ser multados.

Ante estas circunstancias, la actual Corporación se ha comprometido a «garantizar la seguridad jurídica de los ciudadanos» e invalidará las sanciones sobre las que haya sospechas de su legalidad. «Cuando se preparen las remesas de sanciones correspondientes al periodo donde se han producido estos fallos solo se incluirán las matrículas de los infractores; es decir, que, ante la menor duda de que un vehículo haya entrado en un aparcamiento de Madrid Central, esa matrícula no deberá incorporarse a la futura remesa», indicaron a ABC desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad.

Mejores tiempos de respuesta

Además de esta decisión garantista, los técnicos del área que dirige el concejal popular Borja Carabante ya han subsanado las incidencias reportadas por los «parkings». Pero, con el objetivo de que no se vuelvan a repetir las incidencias cuando la utilización del sistema sea más intensa, desde el Consistorio se están llevando a cabo mejoras en el diseño del sistema.

Así, por ejemplo, se está «redimensionando la capacidad de las bases de datos»; se está «modificando los parámetros de configuración» del sistema, se está «optimizando los procesos automáticos» del resto de bases de datos de todos los aparcamientos situados dentro de Madrid Central; y se está «revisando los procedimientos almacenados» hasta ahora. Además, se implementarán mejoras en la aplicación para gestionar las autorizaciones que, hasta ahora, está «teniendo tiempos de respuestas muy pobres».