Acceso al área restringida de Madrid Central desde la calle de Alcalá - MAYA BALANYÀ / Vídeo: España a la cola en implementación de medidas contra la contaminación

Un Madrid Central «reformulado» y con medidas más allá de los coches

Carabante detalla las líneas maestras de la futura área de bajas emisiones y anuncia ayudas para la renovación de calderas y los taxis más contaminantes

El juez mantiene Madrid Central y rechaza el recurso del PP

MadridActualizado:

Reformular Madrid Central para elevar el modelo más allá del centro de la ciudad. Bajo esta premisa, el Ayuntamiento de la capital, liderado por José Luis Martínez-Almeida, trabaja para construir una alternativa al proyecto estrella de Ahora Madrid, cuya puesta en marcha espera poder implantar en un plazo de tres meses. El plan incluye, además, otra serie de medidas enfocadas a reducir la contaminación mediante la renovación de la flota de autobuses de la EMT más antiguos, la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos, la apertura de nuevos aparcamientos disuasorios o un sistema de ayudas -con una partida de 50 millones de euros al año- para la eliminación del medio centenar de calderas de carbón y gasóleo, y la modernización de los taxis más contaminantes.

Así lo desgranó el delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, en la primera comisión del ramo, celebrada ayer entre las fuertes críticas de Más Madrid y PSOE y la ambivalencia del portavoz de Vox en la concejalía. «Madrid Central solo afecta al 5 por ciento del territorio y al 1,5 por ciento del tráfico; en el mejor de los casos, serviría para eliminar el 6 por ciento de las emisiones», explicó el concejal popular, en base a un informe elaborado por la Universidad Politécnica de Madrid. Un mensaje que su antecesora en el cargo, Inés Sabanés, aprovechó para reprocharle que los datos ofrecidos son «anteriores» a la implementación de las restricciones: «Existe un informe posterior de la misma universidad».

Tras señalar que «Madrid Central se planificó y ejecutó mal», Carabante aprovechó para anunciar que en los próximos 90 días se reunirán con todos los afectados, estén «a favor y en contra»; pidió la colaboración de todas las formaciones e incidió en que el objetivo es «lograr un modelo que mejore la calidad del aire». Por ello, no dudo en subrayar que impulsarán el Plan A («sobre su legado») dejado por la Administración anterior. «Debemos mejorar la información. No puede ser que haya 15 excepciones a la norma, porque al final los ciudadanos desconocen si pueden o no entrar al centro», añadió, con el convencimiento de que lograrán un modelo «más eficaz».

«Misma moratoria»

Respecto a la polémica moratoria (suspendida actualmente por un juez), el concejal de Medio Ambiente y Movilidad mostró su sorpresa ante la «beligerancia» empleada por la oposición, cuando «el pasado 30 de noviembre también la aplicaron». Esta medida se adoptó a través del artículo 247 de la ordenanza de Movilidad (el mismo que utilizó Ahora Madrid), en el que se concreta que «antes de la implantación definitiva o la modificación substancial de dispositivos automatizados que permitan la identificación de las matrículas de los vehículos o de detección de infracciones de tráfico, se realizará un período de aviso a sus titulares de los mismos durante al menos dos meses».

Cuestionado por la «locura» de desmantelar Madrid Central, en palabras de la portavoz de Más Madrid, y la «vendetta particular» al anterior equipo de Gobierno, definida por el concejal socialista Alfredo González, Carabante insistió en la previsión de acometer medidas complementarias debido a la existencia de «muchas más fuentes de contaminación». Así, el Consistorio maneja la construcción de 15.000 nuevas plazas de aparcamiento (5.000 para residentes y de rotación, y 10.000 repartidas entre 12 estacionamientos disuasorios), ayudas para el cambio de flota o mejora del transporte público y el levantamiento de carriles bus-VAO que conecten con las radiales.

Fuera de Madrid Central, Carabante revisará el actual protocolo anticontaminación, con mejoras en el sistema de avisos; si bien, mantendrá las etiquetas B, C, ECO y Cero emisiones como sistema de acceso en casos de alta polución: «Mucho mejor que aquel reparto por matrículas pares e impares». Sobre el hecho de que hayan apagado los semáforos de la A-5, el edil precisó que la decisión ya estaba comprometida en su campaña electoral y reveló que se ha llevado a cabo con las «recomendaciones» de la Policía y expertos.