La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Adriana Lastra, en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados
La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Adriana Lastra, en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados - EFE

El PSOE se retrata: vota en contra de que se prohíba el indulto a los soberanistas del 1-O

La Cámara Baja ha rechazado la moción impulsada por Ciudadanos para instar a Pedro Sánchez a que no amnistíe a los independentistas del «procés»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los socialistas han votado esta tarde en el Congreso en contra de prohibir que los políticos catalanes responsables del «procés» puedan ser indultados si finalmente son condenados por el Tribunal Supremo. La iniciativa, una moción impulsada por Ciudadanos para retratar al partido del Gobierno, no superará así la votación en el hemiciclo y ha sido rechazada por en 176votos en contra y 168 a favor.

«Subímos a defender esta moción después de la interplación a la ministra de Juticia, Dolores Delgado, porque no nos fiamos un pelo del PSOE y del señor Sánchez», ha explicado el líder de Cs, Albert Rivera, desde la tribuna.

Rivera ha tildado a Sánchez de «oportunista» por «negociar indultos por escaños con los golpistas» de la mano del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. El presidente de Cs le ha pedido a la bancada socialista que rectifiqu, cambien la intención de su voto y «convoquen elecciones para ganar los escaños». Aunque sin éxito.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez lleva semanas intentando esquivar el debate y dejando en el aire su respuesta sobre una posible concesión de indulto a los políticos encausados por el referéndum ilegal del 1 de octubre. Antes incluso de alcanzar La Moncloa, los socialistas pusieron en marcha en febrero una estrategia de dilatación en la Comisión de Justicia para echar el freno a la reforma de la Ley del Indulto, después de que los populares registraran una enmienda para prohibir que el indulto pueda concederse a los condenados por sedición o rebelión. Esta enmienda, de ser aprobada, sí tiene recorrido legal.

Durante su turno, el diputado Mikel Legarda (PNV) ha asegurado que el grupo parlamentario vasco no apoyará la moción de Cs. «Están haciendo un ejercicio de ficción», ha apuntado Legarda, una tesis esgrimió Delgado en la interpelación asegurando que los de Rivera «se adelantan a una sentencia». Según el diputado vasco, lo unico que pretende Cs es «desgastar al Gobierno sin importales la convivencia».

Tardà: «¡Fascistas!»

La tensión ha subido durante la intervención del portavoz de ERC, Joan Tardà. El diputado soberanista se ha dirigido al Rivera y le espetado: «¡Cada vez que nos llamen a nosotros golpistas, les diremos fascistas!». Tardà, muy alterado, ha seguido gritándole varias veces «fascista» al líder de Cs, aunque ha asegurado «muchos de sus votantes no lo son».

El grupo parlamentario de Unidos Podemos ha dejado muy clara su negativa a apoyar la moción. La diputada Lucía Martín ha acusado a Cs de querer fomentar la «crispción» y de no escuchar a una mayoría catalana que anhelan una «solución política al conflicto».

Desde el grupo parlamentario del Gobierno, el diputado socialista Juan Carlos Campo ha nombrado a la bancada naranaja como «los reyes del juicio paralelo» y les ha exigido que dejen «la justicia en paz». «No puede haber una sentencia condenatoria sin actividad probatoria de carga y ustedes se lo han saltado todo», ha insistido Campo, un argumentario que también utilizó Delgado.

El único grupo que ha apoyado la moción ha sido el grupo parlementario popular. Así lo ha anunciado el diputado del PP Arturo García Tizón, aunque también ha utilizado su intervención para denunciar «el lavado de cara» que Cs pretente con este debate por su inactividad.

«No es lo mismo rogar al gobierno que no indulte, que prohibir por ley con emiendas, que es lo que hemos hecho nosotros», ha apuntalado García Tizón. «Hay diferencia entre el PP y el poco trabajo que ha hecho el grupo poponente de la moción», ha continuado.

La moción debatida esta tarde en el Pleno no era, en ningún caso, vinculante para el Gobierno. Pero su importancia radica en que es la primera vez que la bancada socialista se posiciona en este tema. Ciudadanos ha registrado también una proposición no de ley con el mismo contenido y su líder, Albert Rivera, ha mostrado su convencimiento de que el Gobierno socialista ha pactado la concesión de un indulto futuro a los indepdentistas a cambio de su apoyo para gobernar.

El texto de la moción de la formación naranja pide que el Congreso inste al Gobierno a no conceder «el indulto ni ninguna otra medida de privilegio a los que resulten condenados por el golpe separatista cometido en Cataluña durante los meses de septiembre y octubre de 2017». Argumenta la necesidad de desterrar «cualquier atisbo de impunidad en el comportamiento de los responsables políticos», pero circunscribe su iniciativa únicamente al 1 de octubre y no insta a ningún cambio legal para los futuros condenados por rebelión o sedición.

La formación naranja se apoya también en las declaraciones públicas de distintos dirigentes del PSC a favor de la concesión de un indulto a los políticos catalanes encausados. «Estas actuaciones comprometen gravemente el principio de independencia del Poder Judicial, en la medida en que se advierte de la posible inejecución de las sentencias que se pudieran dictar para el caso de que no resultasen alineadas con la estrategia política considerada más favorable para sus intereses políticos», critica la moción.