Tres aviones de Ryanair volaron casi sin combustible sobre Valencia

Tres aviones de Ryanair volaron casi sin combustible sobre Valencia

La compañía quiere que sus vuelos empleen sólo el carburante necesario para que el servicio sea «seguro, eficiente y puntual»

madrid Actualizado:

Tres aviones de la compañía Ryanair que se dirigían a Valencia tuvieron que dar la alarma por falta de carburante el pasado 26 de julio. Dos de ellos se llevaban tan sólo tres minutos de diferencia. Los tres aviones habían sido desviados desde Madrid debido a las tormentas que azotaban a la capital de España hace dos semanas.

Stephen McNamara, portavoz de Ryanair, confirmó al diario irlandés The Sunday Independent los tres casos de emergencia aérea por falta de combustible: «Debido a las tormentas eléctricas en Madrid, el jueves 26 de julio, el Control del Tráfico Aéreo desvió a los aviones de Ryanair a Valencia donde fueron colocados en un patrón de espera. Después, una aeronave informó a la torre de control de que no tendrían suficientes reservas de combustible para volver a Madrid, y fueron autorizados a desembarcar en Valencia. Los aterrizajes se produjeron con normalidad. Ryanair pide disculpas a los pasajeros afectados».

Ryanair vigila a los pilotos que no cumplen con sus políticas de «eficiencia»

De acuerdo con la grabación de las conversaciones entre el piloto del primer vuelo de Ryanair y la torre de control del Aeropuerto de Valencia, el comandante de la compañía irlandesa pidió claramente auxilio por la escasez de combustible del avión que pilotaba. Menos de tres minutos después, una segunda nave de Ryanair lanzó otro «mayday» a la torre de control de Valencia. Ryanair afirma que un tercer vuelo de la compañía también tuvo que pedir ayuda.

Ryanair vigila a los pilotos que no cumplen con las políticas de «eficiencia» que ha decidido la dirección de la compañía. Ryanair quiere que sus aviones vuelen sólo con el combustible necesario para que el servicio sea «seguro, eficiente y puntual». Shane McKeon, segundo jefe de los pilotos de la compañía reprochó en un memorándum a algunos de sus comandantes de vuelo que prefiriesen aterrizar con tres toneladas de combustible de más. «Esa no es la política de Ryanair, es inaceptable y no les pagamos para hacer eso».