Rodrigo Rato sentado junto a Miguel Blesa durante el juicio por las tarjetas «black»
Rodrigo Rato sentado junto a Miguel Blesa durante el juicio por las tarjetas «black» - REUTERS
LA MALDICIÓN DEL FMI

Rodrigo Rato: la espantada del ministro de las tarjetas «black»

El exvicepresidente del Gobierno español se ha visto acorralado judicialmente por escándalos financieros y fiscales

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las biografías ya habían descrito a Rodrigo Rato como «el gran artífice del milagro económico español» y «el mejor ministro de Economía de la democracia española». Pero la fusión y salida a Bolsa de Bankia, las tarjetas «black» y el manejo de su patrimonio personal lo han acorralado judicialmente y ahora las semblanzas hablan de su auge y caída.

Hombre fuerte del PP durante años, ministro de Economía y de Hacienda y vicepresidente del Gobierno (1996-2004), Rato dirigió el FMI entre 2004 y 2007, mientras se gestaba la gran burburja financiera. El propio organismo ha publicado ahora informes autocriticando su incapacidad para ver venir esa crisis global por un exceso de optimismo y deficiencias organizativas internas.

Su repentina salida del ente, que justificó por «motivos personales» y nunca aclaró, fue calificada de espantada y supuso un varapalo para la representación internacional de España, más aún tratándose de un puesto de dificilísimo acceso. Después se pasó al sector privado.

Fruto de una batalla política llegó a la presidencia de Caja Madrid para liderar la fusión de Bankia y sacar el banco a Bolsa; la entidad acabó rescatada y la Justicia investiga si sus cuentas estaban manipuladas.

Su reputación empeoraría tras desvelarse que cargó a Bankia casi 100.000 euros en gastos personales con las tarjetas «black», caso por el que también se sienta en el banquillo. Es por este escándado por el que el PP le dio la espalda y se vio obligado a dejar el partido, así como las empresas en las que trabajaba de asesor, como Banco Santander.

A partir de ahí, el declive: se descubrió que se acogió a la amnistía fiscal, apareció en los papeles de Panamá, se le investiga por el manejo de su patrimonio y el cobro de comisiones y por todo ello se enfrenta a la acusación de delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales, corrupción y administración desleal.