Los abogados de la parte demandante acusan a la multinacional intentar ocultar la peligrosidad del glifosato, compenente esencial ddel Roundup
Los abogados de la parte demandante acusan a la multinacional intentar ocultar la peligrosidad del glifosato, compenente esencial ddel Roundup - REUTERS

Los problemas judiciales de Monsanto que amenazan con retirar del mercado a su herbicida más longevo

Esta es la primera demanda contra el Roundup, con 46 años de vida, que en la actualidad es objeto de cientos o miles de procedimientos similares en los Estados Unidos

ParísActualizado:

Monsanto, recién adquirida por la alemana Bayer que ya ha anunciado que hará desaparecer pronto esta marca, vive pendiente de un juicio en un tribunal de San Francisco (California) que comenzó ayer para determinar si su más conocido herbicida- el Roundup- es cancerígeno y si se han ocultado deliberadamente los riesgos que conlleva un producto como el glifosato.

La denuncia la ha interpuesto en un juzagado Dewayne Johnson, un estadounidense de 46 años que tiene un cáncer terminal, y que atribuye su actual enfermedad después de rociar con Roundup durante varios años unos terrenos: « Monsanto ha sabido durante 40 años que los componentes principales de Roundup pueden causar tumores en animales de laboratorio», ha criticado el abogado Brent Wisner en el primer día del juicio en nombre de la fiscalía. . .

Esta es la primera demanda contra este producto, que en la actualidad es objeto de cientos o miles de procedimientos en los Estados Unidos. Inaugurado oficialmente a mediados de junio con los procedimientos para la designación de un jurado, el lunes ha comenzado bien y se espera que dure al menos tres semanas.

Para Wisner «Monsanto ha utilizado todos los medios a su alcance para asustar a los científicos y oponerse a los investigadores» intentando ocultar el vínculo entre el riesgo de cáncer y su producto. Tras más de 40 años de comercialización, Roundup, uno de los herbicidas más utilizados en el mundo, contiene glifosato, una sustancia altamente controvertida que es objeto de estudios científicos contradictorios sobre su naturaleza cancerígena. Monsanto, que se enfrenta solo a millones de dólares en daños, siempre ha negado firmemente cualquier conexión entre el cáncer y el glifosato.

«No es cosa de suerte»

Hace dos años, a Dewayne Johnson se le diagnosticó un Linfoma no Hodgkin incurable. Según David Dickens, abogado especializado en este tipo de datos, « no es cosa de mala suerte». Tampoco de un «problema genético» y ha atribuido su enfermedad a «su exposición continua a Roundup y Ranger Pro», que usó entre 2012 y 2014 en los terreno s de la escuela de Benicia (California).

Wisner ha afirmado este lunes que el autor de la denuncia había escuchado sobre el Roundup «que podía beberlo, que no era absolutamente venenoso», pero que sin embargo se había puesto un traje y gafas o gafas de sol gastadas al usarlo.

La tarea de la fiscalía es convencer a los miembros del jurado del vínculo entre Roundup y el cáncer de Dewayne Johnson, aunque no se ha demostrado científicamente a pesar de años de debate. Posteriormente, Monsanto ha replicado que más de El grupo de 800 estudios respaldan sus negaciones sobre la peligrosidad del producto.

«Expresamos simpatía por cualquier persona con cáncer, pero la evidencia científica muestra claramente que el glifosato no es la causa, y estamos a punto de presentar esa evidencia en los tribunales», dijo Monsanto en una declaración reciente. Robert Kennedy Junior, hijo de Bob Kennedy, hermano del ex presidente estadounidense John Kennedy, asesinado en 1963, se ha sentado en la primera fila de la audiencia el lunes como miembro del equipo. abogados del demandante.

Fuerte controversia

A diferencia de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA), en California han incluido el glifosato en la lista de carcinógenos. Y en ese Estado, todo fabricante que tenga conocimiento de la carcinogenicidad de un carcinógeno determinado o sospechoso debe obligatoriamente incluirlo en el envase.

El glifosato también figura como «carcinógeno probable» desde 2015 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, un organismo de la OMS, a diferencia de las agencias europeas, Efsa (seguridad alimentaria) y Echa (productos químicos).

El glifosato es particularmente controvertido en Europa. Tras la decisión de la Unión Europea en noviembre de renovar la licencia del herbicida durante cinco años, el gobierno francés se ha comprometido a dejar de usar esta sustancia en un plazo de tres años para los principales usos.