Un consumidor repasa su recibo de la luz
Un consumidor repasa su recibo de la luz - ABC

El precio de la electricidad alcanza el nivel más alto de los últimos nueve años

Los consumidores domésticos son los más afectados por la subida en enero

MadridActualizado:

El precio de la electricidad en el mercado mayorista de nuestro país se ha disparado a lo largo de este mes en un 145,66% respecto a enero de 2016, registrando un precio medio de 65,15 euros el megavatio hora (MWh) hasta este fin de semana, frente a los 26,52 euros del mismo periodo del año pasado. Esos 65,15 euros no se daban desde 2008, cuando en el citado periodo se registró 69,47 euros de media.

El motivo fundamental por el que han subido tanto los precios, que en diciembre pasado ya fueron un 18,5% más elevados que en el mismo mes de 2015, es porque ha llegado el frío, no llueve y apenas hay viento. Y es que en nuestro país la meteorología es clave para la determinación de los precios en ese mercado, algo que no sucede, por ejemplo, en Francia, donde el 78% de su generación eléctrica procede de sus 58 centrales nucleares.

En España, la electricidad más barata es la que se genera con energía nuclear, hidráulica y eólica. La primera, porque sus centrales están ya prácticamente amortizadas con el paso de los años y su producción es permanente las 24 horas al día. Las segundas, porque no tienen que utilizar ningún combustible para funcionar, ya que consumen agua y viento. Solo los parques eólicos tienen pendiente de amortizar sus instalaciones, aunque perciben primas por ello.

El anticiclón y la ausencia de viento han rebajado notablemente la producción de electricidad de las hidráulicas y las eólicas y ha aumentado las de gas y carbón. Estas últimas suponen actualmente más del 21% del total del parque de generación, casi el doble de lo que representaba hace justo un año. Lo mismo sucede con las plantas de gas natural, con la diferencia de que estas no contaminan.

Nucleares francesas

A estas cuestiones climatológicas se ha sumado la paralización de numerosas centrales nucleares en Francia, lo que ha provocado un fuerte aumento de la demanda de electricidad en nuestro país y la consiguiente subida de precios. Los expertos calculan que ese hecho está encareciendo la luz en España un 6%.

El precio de la electricidad se fija diariamente en el mercado mayorista o «pool». Allí, las eléctricas ofrecen la energía para cada hora del día siguiente y las comercializadoras y otros agentes la compran, teniendo en cuenta que la luz no se puede almacenar.

Según la normativa, primero entran los megavatios de las centrales nucleares y de las centrales hidráulicas. Lo hacen a precio cero. Después, las plantas eólicas, también a precio cero. Las últimas, las centrales de ciclo combinado de gas natural y las de carbón. Este mercado está diseñado para que sean los últimos megavatios que entran los que fijen el precio final del mismo. Es decir, que el precio de las nucleares, hidráulicas y eólicas, aunque es cero, finalmente será el que marquen las de gas y de carbón.

Por ejemplo, si para una demanda de 1.000 MW las nucleares y la eólica cubren 900 MW a cero euros, el precio definitivo será más bajo que si solo cubren 600 MW, ya que el resto (100 MW en el primer caso y 400 MW en el segundo) correspondería a centrales de gas y carbón que son más caras.

Al final de cada hora y mediante complejos sistemas informáticos se casan la oferta y la demanda y se fija el precio. Todo ello bajo la supervisión de OMIE, empresa independiente que realiza las funciones de operador del mercado eléctrico.

Tarifa "oficial"

Este mercado mayorista se podría comparar, al margen de sus complejidades técnicas, a una lonja de pescado, donde los pescaderos adquieren la mercancía para posteriormente venderla en tiendas, supermercados y restaurantes. En el caso del «pool» eléctrico, son las comercializadoras las que adquieren esa energía para su posterior venta a los consumidores, bien a través de la tarifa «oficial» denominada pvpc (precio voluntario al pequeño consumidor), bien a través del mercado liberalizado. En este último caso, la compañía eléctrica ofrece normalmente un precio fijo durante 12 meses.

Por este motivo, los consumidores más perjudicados por el incremento del precio de la electricidad durante este mes son los acogidos a la tarifa «oficial», que son aproximadamente el 46,5% (12 millones) del total, ya que recoge en tiempo real las subidas de los precios. En estas dos primeras semanas de enero, la tarifa horaria de los pequeños consumidores se ha encarecido un 46,36%. El precio medio ha alcanzado los 0,1367 euros por kilovatio hora (kWh), frente a los 0,0934 euros del mismo periodo de 2016. Por el contrario, el 53,5% de los consumidores (13,8 millones) que están en el mercado libre tienen blindado el precio de la luz durante el tiempo que dure su contrato.