Un juez rechaza suspender de forma cautelar la actividad de «Blablacar» en España

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid pide a la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús) que acredite en qué hechos fundamenta su petición y recuerda que se ha consentido la actividad de la plataforma desde 2009

MadridActualizado:

El magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha denegado este lunes la adopción de las medidas cautelares solicitadas por la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús) en el marco de la demanda interpuesta por ésta contra Comuto (Blablacar) y que suponían el cese de actividad de la plataforma digital para compartir viajes por Internet.

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, entre otros razonamientos jurídicos expresados en los fundamentos de derecho de la resolución, el juez establece que no ha lugar al acuerdo de las medidas cautelares solicitadas porque lo que «en verdad se pretende es anticipar en cierta forma el resultado del fallo, al pedir el cese de los actos de competencia desleal, lo que tiene un marcado efecto anticipatorio puesto que es uno de los pedimentos de la demanda».

En ese sentido, el magistrado ha explicado que Confebús «deberá acreditar cuáles s on los hechos que fundamentan la existencia actual, siquiera indiciaria, del peligro alegado». El juez ha recordado que «no se permite que con la medida cautelar se pretenda alterar situaciones de hecho consentidas por el solicitante largo tiempo», dado que la situación demandada viene sucediendo desde tiempo atrás, pues la plataforma Blablacar se implantó en España en 2009.

Contra esta resolución cabe interponer recurso de apelación ante la Sección 28 de la Audiencia Provincial de Madrid, Sala especializada en los expedientes mercantiles, en el plazo de veinte días.

«Total satisfacción»

Por su parte, en un comunicado Blablacar mostró su «total satisfacción» ante la decisión adoptada por el juez, para agregar que «siempre» han «confiado en la solidez de los argumentos que presentamos al juez y nos reconforta que así hayan sido valorados».

«Éste ha sido el primer paso de un proceso que afrontamos con la convicción y confianza de poder seguir explicando lo que somos y lo que no somos ante el juez», han subrayado desde la plataforma, que ha defendido que «responde a una nueva mentalidad más social, más tecnológica y más sostenible, que ya es una realidad en España, no solo en nuestro ámbito sino en el de tantos otros que conforman y definen una economía más colaborativa».