EFE

La incertidumbre global se lleva el 15% del beneficio de las empresas del Ibex

Las compañías del selectivo español ganan 9.451 millones hasta marzo, condicionadas por la guerra comercial y la desaceleración de Europa y EE.UU.

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La inestabilidad que rodea actualmente a la economía global condicionó los resultados de las grandes empresas españolas durante el primer trimestre del año. Las firmas que conforman el Ibex 35 cosecharon unas ganancias de 9.451 millones de beneficio entre enero y marzo, lo que supone un 15% menos respecto a los 11.130 millones obtenidos en el mismo periodo de 2018, según los datos remitidos por estas empresas a la CNMV.

Las firmas de la Bolsa española mantienen de esta forma la tendencia mostrada ya en 2018, cuando obtuvieron 39.187 millones de euros de beneficio, un 2,6% menos respecto a los 40.238 millones obtenidos el ejercicio previo, en 2017. Con este resultado, las compañías del selectivo español rompieron con varios años al alza, en los que se vieron impulsados por la recuperación del mercado nacional.

Ahora el contexto parece haber cambiado. Aunque el resultado actual no incluye a Inditex, que tiene un trimestre fiscal independiente y presentará sus cuentas trimestrales el próximo mes de junio, deja patente que fenómenos como la desaceleración económica, la guerra comercial y los vaivenes del petróleo ya están pasando factura a las grandes empresas. «La desaceleración se deja notar muy rápido en las empresas porque son transmisores cuasi instantáneos de incertidumbre», explica el director de estudios financieros de Funcas, Santiago Carbó, que destaca que «la caída de beneficios ha sido generalizada en toda Europa y también en Estados Unidos».

La Bolsa española también esta viviendo esta particular merma de las ganancias, aunque entre sus empresas solo Ferrovial, afectado por una provisión de 345 millones para cubrir posibles pérdidas en algunos contratos de obras en Estados Unidos, cerró el trimestre en números rojos.

Entre el resto, destaca la caída de las ganancias de compañías como ArcelorMittal e IAG. La primera ha pasado de ganar más de mil millones de euros a apenas 376. Y es que el hecho de que países como China, Turquía y Rusia no estén obligadas a cumplir los requisitos medioambientales impuestos por la Unión Europea abarata la fabricación de acero en estos países y les permite venderlo más barato que compañías que sí fabrican en el Viejo Contiente, como ArcelorMittal. A ello se une una caída de la demanda provocada por la desaceleración.

En el caso de IAG, el «holding» hispano-británico que engloba a aerolíneas como Iberia y Vueling, el descenso del beneficio (del 91%) ha estado motivado -entre otros factores- por la subida del petróleo, que acumula una subida de más del 30% en lo que va de año. De hecho, otros gigantes de la aviación como Lufthansa han cerrado con pérdidas este periodo.

La banca también ha visto reducidas sus ganancias. Santander, BBVA y Bankia han ganado en torno a un 10% menos, mientras que Caixabank se ha desmarcado con un 24% menos de beneficio y Sabadell «solo» redujo un 0,4% sus resultados. Cada entidad ha sufrido circunstancias específicas (saneamientos, caídas de ingresos...), a lo que se ha unido un condicionante común: la depreciación de las carteras de deuda pública, que tienen una gran presencia en el balance de la banca.

Por contra, el sector energético se ha visto beneficiado por la coyuntura, con mercados como Brasil recuperándose y las renovables al alza. Iberdrola, Naturgy y Acciona han mejorado ostensiblemente sus beneficios, mientras que Repsol prácticamente igualó los resultados alcanzados durante el primer trimestre de 2018, cuando el incremento del precio del petróleo fue incluso mayor. Mientras, Endesa redujo su beneficio, afectado por la volatilidad del mercado eléctrico.

También las socimis como Merlin y Colonial se han visto penalizadas por la comparación con el primer trimestre de 2018. Y es que las rentas generadas por inmuebles como las oficinas han empezado a moderarse en los últimos meses tras crecer con fuerza.

Año electoral

Los resultados del primer trimestre, sin embargo, no han tenido un impacto considerable en la cotización del Ibex. Analistas como Antonio Sales, del bróker online XTB, aseguran que «el mercado esperaba una reducción mayor de las ganancias, debido sobre todo a las tensiones arancelarias».

«Los inversores han dado por hecho que se va a producir una desaceleración, pero los últimos datos macroeconómicos de Estados Unidos van en contra de esta tesis», sostiene por su parte Javier Niederleytner, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles. En su opinión, el parón empresarial generado por las elecciones generales en España también «ha «condicionado un buen número de operaciones».

Sin embargo, para Niederleytner, por encima del resto de factores se erige la incertidumbre desatada por la guerra comercial entre EE.UU. y China, «que está provocando que las empresas estén realizando provisiones más conservadoras y está distorsionando los tipos de cambio».