Varios trabajadores operan en la Bolsa de Nueva York (EE.UU.) - EFE / Vídeo: Trump amenaza a China con una guerra comercial: «Las empresas se irán a Taiwán»

La guerra comercial entre EE.UU. y China provoca pérdidas en las Bolsas de todo el mundo

Con caídas que van desde Wall Street hasta Asia, la última batería de aranceles mutuos entre las dos mayores potencias económicas mundiales arrastra a los inversores

Corresponsal en PekínActualizado:

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, recrudecida con la última andanada de aranceles mutuos, está provocando pérdidas en las Bolsas de todo el mundo. Entre los inversores se ha desatado la incertidumbre por este conflicto entre las dos mayores potencias económicas del planeta.

Respondiendo a la subida de aranceles a las importaciones chinas impuesta por Trump el viernes, Pekín gravará a partir del 1 de junio sus importaciones estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares (53.300 millones de euros). Como víctimas colaterales de esta crisis, se calcula que los mercados globales perdieron este lunes un billón de dólares (unos 900.000 millones de euros), según recoge el periódico de Hong Kong «South China Morning Post».

Las empresas más afectadas fueron las tecnológicas y Wall Street cerró con fuertes pérdidas. Mientras las Bolsas europeas bajaban de media un 1,2 por ciento, el índice Dow Jones de Industriales, principal indicador de Nueva York, caía un 2,4 por ciento, igual que el selectivo S&P. Por su parte, el índice tecnológico Nasdaq se dejaba un 3,4 por ciento – su mayor desplome en lo que va de año –, arrastrado por las pérdidas en firmas tecnológicas como Apple (-5,4 por ciento) o Intel (-2,7 por ciento). También fue notable la caída de un gigante de la maquinaria como Caterpillar (-5 por ciento). Según informa EFE, la mayoría de los sectores terminaron también en negativo. En cabeza se situó el tecnológico con un descenso del 3,71 por ciento, seguido del de bienes no esenciales (-2,95 por ciento) y del sector financiero (-2,87 por ciento).

Wall Street reaccionaba con esta sangría a la respuesta de Pekín a los nuevos aranceles impuestos el viernes por EE.UU., que subirán del 10 al 25 por ciento para importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares (177.000 millones de euros). Poco después de que Trump advirtiera contra posibles represalias, el Ministerio de Finanzas chino anunciaba anoche que, desde el 1 de junio, gravará también las importaciones de 5.000 productos estadounidenses. De ellos, 2.493 pagarán un arancel del 25 por ciento; 1.078 serán gravados con el 20 por ciento; 974 con el 10 por ciento y los 595 restantes con una tarifa del 5 por ciento. Los artículos afectados comprenden una amplia gama, que va desde los componentes de maquinaria y los productos metálicos hasta la joyería y la ropa, pasando por electrodomésticos, aceites para cocinar, verduras congeladas, vino, cerveza y hasta preservativos.

En Asia, las bolsas han abierto a la baja este martes debido a la preocupación entre los inversores por la guerra comercial. Según informa la agencia Reuters, las empresas estatales chinas tienen órdenes de comprar para minimizar las pérdidas en los parqués de Shanghái y Shenzhen, que aun así han registrado leves caídas de entre el 0,2 y el 0,5 por ciento.