La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio - EFE
Alcanzará los 18.178 millones de euros

El Gobierno admite a Bruselas que el déficit de la Seguridad Social batirá su récord en 2018

El Ejecutivo estima que la deuda pública engordará en 33.575 millones este año

MadridActualizado:

El Gobierno de Pedro Sánchez calcula ante Bruselas que el agujero de la Seguridad Social registrará su récord histórico este año, después de vincular las pensiones al IPC y acabar con la reforma de las pensiones de 2013. El Ejecutivo estima en la notificación mandada a la Comisión Europea que el déficit de la Seguridad Social alcanzará los 18.178 millones de euros este año, 1.403 más que en 2017 en lo que supondría aumentar los números rojos del sistema del 1,44% del PIB del año pasado al 1,5%. La cifra que arroja el Gobierno supone incumplir el objetivo del 1,1% y se trata del máximo histórico de las cuentas de la Seguridad Social, ante el aumento de las pensiones.

Pese a que el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, señaló hace unas semanas que este año el déficit sería menor por el aumento de los ingresos por cotizaciones sociales, lo cierto es que el agujero vuelve a crecer con fuerza tras el leve bajón que registró en 2017 lo que indica que los mayores recursos no son suficientes para detener el aumento sostenido de las pensiones.

El déficit de la Seguridad Social es el único que sigue creciendo y este año no bajará. El anterior Gobierno de Rajoy, pronosticó en sus anteriores previsiones de marzo que el déficit de la Seguridad Social acabaría este año en los 16.990 millones (un 1,4% del PIB), 1.182 millones menos.

El acuerdo con el PNV costó 4.668 millones

El Ejecutivo remite a la Comisión Europea dos veces al año su previsiones de déficit por administraciones, más allá de los objetivos, y de deuda, debido a que está bajo el brazo corrector de Bruselas, el Procedimiento de Déficit Excesivo. Lo que ha cambiado entre las previsiones enviadas en marzo y las actuales –enviadas a finales de septiembre– es el pacto con el PNV para aprobar los Presupuestos de 2018, que incluyeron la revalorización de las pensiones al 1,6% como pedían los nacionalistas vascos, además de subir las pensiones mínimas y no contributivas un 3% y la base reguladora de viudedad al 56%.

A ello se le sumaron 540 millones de inversiones adicionales en País Vasco que el partido logró arañar y los 704 millones que impulsaron PSOE y Podemos para que las pensiones se revaloricen este año como el IPC, ya que este sera mayor que el 1,6%. Ello ha empeorado las previsiones de cierre de la Seguridad Social, pero también las del Estado: el coste del acuerdo con el PNV contribuye a elevar el déficit conjunto de ambas administraciones en 4.668 millones, frente a las anteriores previsiones de marzo.

El Gobierno central tendrá, según los cálculos de Hacienda, un agujero del 18.198 millones de euros (un 1,5% del PIB, superior al objetivo del 0,7%) en lo que supone la mayor revisión al alza de las estimaciones del Ejecutivo: 3.486 millones más que reflejan el pacto con el PNV para arañar su apoyo a los Presupuestos con mayores inversiones y un coste para el Estado en el alza de las pensiones no contributivas. Ello explica que el déficit se vaya del 2,2% que estimaba el Gobierno de Rajoy al 2,7%. Pese a ello, supone una reducción de 3.838 millones frente al del año pasado.

La deuda subirá en 33.575 millones

Este deterioro en la economía y en las cuentas del Estado pasarán factura a la deuda: el Gobierno de Sánchez prevé que la deuda pública crezca a cierre de año en 33.575 millones de euros, alcanzando la mareante cifra de 1,178 billones de euros, un 2,9% más. Al crecer más rápido el PIB nominal que el pasivo, su peso se reduce pese a este incremento al 97,1% del PIB. Pese al esfuerzo para reducir la deuda que aseveró la ministra de Economía, Nadia Calviño, se trata del segundo mayor incremento registrado en los últimos cuatro años.

El mayor superávit histórico de los ayuntamientos

Como suele ser norma, serán las corporaciones locales la que salven el dato global: para ellos el Gobierno prevé un superávit de 7.279 millones, el máximo histórico y 140 millones más que hace un año. Un 0,6% del PIB que permitirán salvar el agujero global, que queda en los 32.737 millones, un 2,7% como prevé el Gobierno. Las comunidades autónomas cumplirán también, con un déficit de 3.640 millones (un 0,2% del PIB y 591 millones menos que hace un año). Ello supondría su menor agujero desde 2007.