La ministra de Sanidad Dolors Montserrat, el ministro de Economía Román Escolano, la ministra de Agricultura Isabel García-Tejerina, y el ministro de Energía Álvaro Nadal, escuchan ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, duarnte su discurso en defensa de la moción de censura
La ministra de Sanidad Dolors Montserrat, el ministro de Economía Román Escolano, la ministra de Agricultura Isabel García-Tejerina, y el ministro de Energía Álvaro Nadal, escuchan ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, duarnte su discurso en defensa de la moción de censura - EFE

Escolano, menos de tres meses como ministro de Economía

Al aceptar ser el sustituto de Luis de Guindos renunció a un sueldo de 23.147,26 euros mensuales como vicepresidente del BEI

MADRIDActualizado:

Si hay alguien a quien el triunfo de la moción de censura impulsada por el PSOE y la salida del Gobierno de Mariano Rajoy ha pillado con el pie cambiado, ese ha sido el ministro de Economía y Competitividad, Román Escolano. Menos de tres meses ha estado el sustituto de Luis de Guindos en el cargo, al que accedió el pasado 9 de marzo, un escueto margen que hace que el balance de su mandato se limite prácticamente a la presentación del proyecto de Presupuestos de 2018.

Se da la circunstancia, además, de que el cambio laboral para convertirse en ministro de Economía supuso una gran renuncia en términos económicos para este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales. Y es que Escolano dejó el cargo vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) -al que accedió en 2014 para sustituir a Magdalena Álvarez cuando ésta dimitió por su imputación en el caso de los ERE-, donde tenía un sueldo de 23.147,26 euros mensuales por los 3.536,9 euros al mes que tiene asignados como ministro. En términos anuales, mientras como ministro de Economía ganaba 73.650 euros, su salario en la vicepresidencia de la institución europea percibía más de 277.000 euros.

Al asumir la responsabilidad de la cartera de Economía, Escolano también renunció como vicepresidente del BEI a los numerosos incentivos como el pago de colegios, dietas por asistencia a cada reunión del consejo de gobernadores, transporte público gratuito en Luxemburgo, facilidad para encontrar casa, plan de pensiones... Una lista de ventajas acorde con el cargo, pues el BEI es uno de las principales instituciones comunitarias, con un balance de 600.000 millones de euros, mayor que cualquier otro organismo de financiación multilateral como el Banco Mundial.

Previamente, Rajoy le había elegido como presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y antes de ello trabajó como en el BBVA, como director de Relaciones Institucionales.