UPA: «Si la cosecha es mejor, en vez de alegrarnos, nos perjudica»
UPA: «Si la cosecha es mejor, en vez de alegrarnos, nos perjudica» - REUTERS

Las (contradictorias) razones que explican el desplome en origen de los precios del aceite de oliva en España

Los agricultores apuntan a la falta de espacio en los almacenes por la buena cosecha y a la necesidad de liquidez para cubrir los costes de producción

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los precios del aceite de oliva en España acumulan ya un desplome del 30% de media en comparación con los registrados en febrero de 2018. Estos datos se extraen del boletín de precios semanales del Ministerio de Agricultura, donde se apunta que el descenso se acentúa a medida que avanza el año. Así, los productores cobran ahora unos 2,38 euros por litro frente a los 3,4 por litro de la segunda semana de febrero.

Por categorías, la mayor caída la registró el aceite de orujo de oliva refinado (-42%), hasta los 1,26 euros, seguido por el aceite de oliva lampante y el refinado, que descendieron un 33%, hasta los 2,2 y los 2,5 euros, respectivamente. La bajada es algo menor en el caso del aceite de oliva virgen, que experimentó un recorte del 30,8%, hasta los 2,37 euros, así como en el virgen extra, que se ha depreciado un 25% y se cobra por 2,68 euros.

Por su parte, los datos de produción se encuentran en ascenso con un total de 1.417.400 toneladas a fecha de 31 de enero, un 33% más que en la campaña pasada. Sin embargo, la buena cosecha en España está compensando las caídas en los mercados internacionales, como las que se han producido en Grecia e Italia

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla la Mancha han afirmado en un comunicado que «todo lo que sea vender por debajo de tres euros son pérdidas para el agricultor». «Si la cosecha es mejor, en vez de alegrarnos, nos perjudica porque tenemos muchos más gastos; gastos que tenemos que adelantar los agricultores. Mientras que el precio es bajo ahora mismo», añaden. Por ello, los agricultures no entienden esta bajada de precios ya que la produción española ha compensado la caída a nivel global.

«Todo lo que sea vender por debajo de tres euros son pérdidas para el agricultor» (UPA)

Coinciden en este punto desde el grupo Interóleo; cuyo presidente, Juan Gadeo, subraya que «no hay motivos» de peso para este desplome debido a que la producción global en el resto del mundo «ha sido menor de la prevista» y las exportaciones deberían haber compensando los excedentes locales ya que el consumo se ha mantenido estable.

A la hora de buscar las causas que avalen el retroceso de los precios en enero y febrero, Gadeo apunta a la falta de espacio en los almacenes y a la necesidad de liquidez para cubrir los costes de producción. «La campaña de recolección de aceituna ha terminado muy rápido porque apenas ha llovido durante diciembre y enero. Ha entrado un gran volumen de aceitunas y las responsables de las almazaras han optado por vender en vez de recurrir a otros métodos de almacenamiento», indica el presidente de Interóleo. A esto se une que «los agricultores han interpretado que iba a haber un excedente y han decidido vender rápido y sin defender el precio», asegura.

«Ha entrado un gran volumen de aceitunas y las responsables de las almazaras han optado por vender en vez de recurrir a otros métodos de almacenamiento» (Gadeo, Interóleo)

La caída en origen tampoco ha repercutido del todo en el consumidor a pesar de que en los lineales de algunos supermercados se pueden encontrar ofertas puntuales. «La caída de precios en origen no se ha traducido en el mismo porcentaje de bajada en la venta al consumidor. El kilo del aceite virgen extra -que es más que un litro- se vende por 2,60 euros y el precio que llega al consumidor es alrededor de tres euros», puntualiza Gadeo.