En Madrid y Barcelona se producirá un déficit de vivienda nueva
En Madrid y Barcelona se producirá un déficit de vivienda nueva - ABC

Un buen momento para comprar una vivienda, pero con condiciones

Los expertos recomiendan que las operaciones inmobiliarias se centren en inmuebles de calidad y que estén ubicados en buenas zonas urbanas

MADRIDActualizado:

Tras años de caídas, el precio de la vivienda subió un 2,1% en 2015 (Fomento) y la firma de hipotecas aumentó el 19,8% por segundo año consecutivo (INE). Ante estos repuntes, surge la duda sobre si ha llegado el momento de comprar casa. Los ciudadanos pueden plantearse si deben convertirse en propietarios sin demora y antes de que se encarezcan más los inmuebles o si, por el contrario, es mejor esperar por si los precios se estancan o vuelven a bajar. Aunque es difícil augurar cómo evolucionará el mercado de viviendas a largo plazo, los expertos creen que tras el hundimiento de precios posterior a la burbuja llega una época de calma.

El jefe de estudios de Tinsa Tasaciones Inmobiliarias, Jorge Ripoll, asegura que los precios se han estabilizado y que «a corto plazo habrá repuntes moderados». «Recomiendo comprar ahora si el precio se negocia, el inmueble es de buena calidad y éste se ubica en una buena zona urbana».

Comparte la misma opinión, el director del Gabinete de Estudios de pisos.com, Manuel Gandarias, quien no duda al afirmar que «es un buen momento para comprar una vivienda». «Debemos pensar en el largo plazo, teniendo presente la revalorización del bien que estamos adquiriendo. El acceso a la financiación es más fácil que antes, aunque siempre habrá que cumplir los requisitos de solvencia necesarios fijados por la entidad», detalla Gandarias.

También cree que es un momento «óptimo» para lanzarse a comprar el director de Residencial de la consultora inmobiliaria de CBRE, Samuel Población, quien apunta que hay que aprovechar que hay «financiación bancaria y con condiciones muy ventajosas». También suma el hecho de que «los precios de las viviendas siguen estando en niveles atractivos», afirma.

Sin embargo, conviene analizar bien la situación por zonas ya que los precios no subirán por igual y en algunos municipios incluso pueden seguir bajando. El mercado inmobiliario crece a dos velocidades diferentes con Madrid, Barcelona, Baleares y la Costa del Sol a la cabeza, según diferentes estudios. Ripoll admite que hay zonas de primer nivel en las capitales donde los precios van a seguir subiendo y donde incluso se espera que haya demanda de viviendas de nueva construcción por el agotamiento del «stock» actual».

Por su parte, Población reafirma esta teoría al señalar que «todavía existen en España áreas donde el sector inmobiliario no ha tomado impulso y se prevé que tarde todavía algunos años». «Madrid, Barcelona y Costa del Sol son las zonas donde se observarán mayores incrementos con alzas del 5 al 7%», comenta.

Oportunidad de inversión

La vivienda también vuelve a ser una alternativa de inversión ante la conyuntura actual. En medio de un panorama de bajos tipos de interés y la mala situación de la renta variable, la compra de inmuebles para este uso vuelve a ganar pulso. «Con la vivienda se puede obtener una rentabilidad media del 4,5% y hay que tener en cuenta que son intereses fijos y libres de riesgos. Ahora bien, para que sea un buen negocio ha de tratarse de casas de buena calidad y situadas en zonas consolidadas», apunta Ripoll.

El director del gabinete de estudios de pisos.com comparte este punto de vista: «Claramente, el ladrillo sigue siendo un buen valor refugio, con más seguridad que la Bolsa aunque menor liquidez».

La recuperación del mercado inmobiliario y su consiguiente revalorización podría verser truncada, no obstante, por la incertidumbre política reinante en España. La agencia de calificación Standard & Poor's publicaba esta semana un informe en el que advertía que la ante la dificultad de llegar a un pacto de Gobierno se podrías debilitar la recuperación del sector por un aumento de los tipos de interés hipotecarios y la disminución de la confianza de los consumidores.

Sin embargo, el jefe de estudios de Tinsa considera que la incertidumbre política no afectará tanto a los consumidores como a los grandes inversores. Estos últimos «probablemente pospondrán las compras hasta que no se conozca con certeza quién va a gobernar y si se cambian o se mantienen las reglas del juego. Aún así, el mercado inmobiliario español sigue siendo una buena oportunidad de inversión», sentencia.

Por su parte, Manuel Gandarias cree que la vivienda seguirá encareciéndose, alrededor de un 2-2,5%, pero con«diciona este crecimiento a la estabilidad política y económica. Un gobierno inestable tendría consecuencias negativas y, en caso de ir a nuevas elecciones, a corto plazo se reduciría la incertidumbre y volvería a surgir dentro de unos meses. Aun así, el mercado inmobiliario sigue en funcionamiento y no parece que en la situación en la que estamos pueda tener mucho impacto», aclara Gandarias.