Kovacic, discutiendo con el colegiado tras anular el tanto de Casemiro | Vídeo: El Madrid se prepara para la final - AFP
Mundial de Clubes

Las lagunas del VAR que exasperan al Madrid y al mundo del fútbol

Los jugadores blancos y Zidane vuelven a mostrar su disconformidad con un videoarbitraje que no acaba de cuajar

ENVIADO ESPECIAL A ABU DHABIActualizado:

La sonrisa irónica de Luka Modric, tras recoger el premio de MVP del partido y escuchar la primera pregunta de los medios, dejaba claro que su pensamiento no había variado en los últimos doces meses. Entonces, en el Mundial de Clubes jugado en Yokohama, aseguró que no le gustaba el videoarbitraje porque «eso no era fútbol», y pidió su paralización. Anoche, en Abu Dabi, el VAR, ex aequo con Bale, fue el gran protagonista de la semifinal contra el Al Jazira, y el croata, esta vez con palabras más suaves, volvió a mostrar su disconformidad: «En Japón no gustó lo que dije, pero para mí sigue habiendo confusión con el VAR. Lo que pasa es que no podemos hacer nada, así que será mejor centrarnos en nosotros y no en este sistema».

Modric se quejó del gol anulado a Casemiro en la primera mitad, un tanto invalidado por fuera de juego de Benzema, que a criterio del árbitro estorba a Mohamed Ayed en su salto con el brasileño. Pero si atendemos al lenguaje gestual del colegiado, en primer lugar pareció anularlo por una supuesta falta de Casemiro sobre el defensa del Al Jazira. Nada de esto se puede confirmar porque el VAR, por mucha ayuda tecnológica que suponga, sigue teniendo lagunas a la hora de explicar las jugadas que en última instancia quedan a interpretación del árbitro, además de demorarse la decisión en un periodo de tiempo bastante largo: «En el gol de Casemiro lo que pita el árbitro es fuera de juego. Eso es lo que me han dicho, porque él no me lo explicó. No voy a entrar en los detalles de la jugada, solo digo que es un problema estar tres o cuatro minutos parados para tomar una decisión. No es agradable. Si lo dicen más rápido, vale. Pero es que han pasado demasiados minutos», explicó Zidane.

Decisión a favor clave

Esa fue la cruz de la moneda al aire que todavía es el VAR, severamente cuestionado en todos las competiciones donde ya se utiliza, como en Alemania donde el jefe del videoarbitraje ha tenido que ser relevado, y en Italia, donde su uso está en entredicho. La cara para el Madrid llegó a los dos minutos de la segunda mitad, cuando una contra del Al Jazira, tras una mala defensa de los blancos con córner a favor, acabó en un doble mano a mano de los árabes frente a Keylor. Ante la salida de Navas, Al Mabkhout asistió a Boussoufa, que marcó a puerta vacía, pero lo hizo en fuera de juego. El colegiado dio por válido el tanto pero solo tardó treinta segundos en anularlo por posición antirreglamentaria del internacional marroquí, milimétrica, pero antirreglamentaria. Una decisión que evitó un 2-0 que hubiera sido catastrófico, pero que a Bale no le sirve como justificación para el uso del VAR: «Si soy sincero, a mí el videoarbitraje no me gusta nada. Yo creo que el fútbol es mejor sin ello, pero es solo mi opinión».

El jugador galés volvió al equipo tras su regreso exitoso y fugaz ante el Fuenlabrada en Copa y, como sucedió frente a los madrileños, su presencia resultó decisiva. El primer balón que tocó lo mandó a la red para culminar la remontada del Madrid, que durante muchos minutos puso en serio peligro su presencia en la final: «Estoy contento por él. Entró y marcó la diferencia. Fue clave su salida al campo», aseguró Zidane.

También el propio jugador galés mostró su felicidad por un gol de tanto significado: «Estoy contento. Cuando uno vuelve de una lesión le gusta tener tanto impacto como el que yo he tenido. Ahora necesito ser paciente y escuchar a mi cuerpo. Necesito estar en el césped porque no estoy al cien por cien, pero poco a poco iré cogiendo ritmo. Estoy trabajando duro dentro y fuera del terreno de juego».