Patrocinado por:Santander
Fútbol

Así quedan los grupos de la Champions League 2019-2020

Repasa la composición de cada uno de los grupos de la nueva edición de la primera competición europea de clubes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Bajo el ruido ensordecedor de un mercado de fichajes que se resiste a dejar paso al balón, con Neymar como cañón principal, el sorteo de la Champions League 2019-2020 dejó paso a lo que de verdad importa en este asunto. Las cábalas con que esta mañana se animaron los cafés en toda Europa sirvieron como prólogo para la resolución de los grupos de la edición de la gran competición europea del fútbol de clubes dejaron paso a la composición definitiva de los grupos en los que Barcelona, Real Madrid, Atlético y Valencia tendrán que sudar de lo lindo para pisar los octavos de final.

Como duelo de enjundia, el no va más está en el grupo A, el del Real Madrid y el Paris Saint-Germain, dos gallos en el mismo corral. Neymar, una vez más, se desliza solo hasta la punta de la lengua. ¿Jugará el partido con la camiseta de los galos, con la blanca o volverá, finalmente, al calor del hogar azulgrana? Sea como sea, el duelo será de altos vuelos, y todo lo que sea terminar sin Madrid o PSG en la primera plaza es una utopía. Como novedad, Tuchel cuenta este año con una serie de fichajes estratégicos, destinados a añadir cemento a un equipo con tendencia a quebrarse, caso de los Sarabia, Ander Herrera , Gueye o Diallo. Menos pompa, más granito. La cosa se tranquiliza cuando se atiende a que Brujas y Galatasaray acompañanan a madrileños y parisinos.

El Barcelona tendrá una papeleta importante ante el Borussia Dortmund y el Inter de Milan en el grupo F. El equipo alemán se ha reforzado fenomenal en el último mercado de fichajes: la veteranía de Hummels y la categoría de Schulz han apuntalado una línea defensiva que suponía el punto negro del equipo, y Thorgan Hazard o Brandt han añadido una ingente dosis de talento a una mediapunta donde ya figuraba Reus. El Inter, de la mano de Conte, goleó en su estreno en la Serie A al Lecce y dejó unas sensaciones fantásticas, siempre amarrado al innegociable 3-5-2 del técnico italiano y con Lukaku y Lautaro Martínez como amenaza en la dupla de puntas. El Slavia de Praga, clara cenicienta, completa el cuarteto.

En el grupo D, volverá Cristiano Ronaldo al Wanda Metropolitano después de reventar la eliminatoria del año pasado. Sarri, proscrito en Londres, abrazó con ansia la llamada del hogar italiano y firmó por la Juventus para dar una última vuelta de tuerca al proyecto turinés, saciado de títulos en los límites nacionales, pero necesitado de un plus para asaltar el trono europeo. Se espera que el empeño del técnico transalpino por construir equipos imaginativos a partir de la tenencia de la pelota dé ese último empujón a un equipo que cuenta con Rabiot, Ramsey o De Ligt como caras nuvas.

Teniendo en cuenta que partía en el bombo 3, no le ha ido del todo mal la cosa al Valencia, emplazado en el grupo H. Chelsea y Ajax, ambos menguados respecto a su versión reciente, serán sus grandes escollos en el camino a los octavos, obligado como está a ganar al Lille si quieres soñar con escuchar la melodía de la Champions en febrero.

Quienes se tendrán que fajar de lo lindo son el Bayern y el Tottenham en el grupo B. El subcampeón de la Champions medirá el impacto de la revolución de mínimos de este Bayern, aún con Kovac en el banquillo y con Lucas Hernández, Pavard, Perisic y Coutinho, el último en llegar, como principales incorporaciones.

City y Shakhtar insisten en intercambiar visitas, una costumbre en la Champions reciente que parece ya tan extendida como el intercambio de banderines al inicio de cada partido. Lo harán en el grupo C. Liverpool y Nápoles repetirán en el grupo E lucha por clasificarse para la fase de eliminatorias, igual que el año pasado, pero sin con el Salzburgo, mucho más tierno, como tercer gran contendiente. Zenit, Benfica, Olympique de Lyon, Leipzig, en el grupo G, proponen un grupo de insospechado pronóstico, imposible saber qué pasará en un grupo donde los participantes de los bombos 3 y 4 no miran desde abajo a los dos teóricos cabecillas.