Jorge Pina, abajo, el primero por la izquierda, con sus compañeros del CD El Palo
Jorge Pina, abajo, el primero por la izquierda, con sus compañeros del CD El Palo - @cdelpalo
Playoff de ascenso

Jorge Pina, de ganar una Eurocopa con Iniesta y Fernando Torres a soñar con ascender al CD El Palo

El centrocampista aragonés, que triunfó con la selección sub 19, habla con ABC sobre su pasado antes de afrontar con el club malagueño el playoff

Actualizado:

Este fin de semana comienza el playoff de ascenso a Segunda B, una fiesta para el fútbol modesto y para plantillas humildes que durante la temporada se ven obligadas a compaginar entrenamientos y trabajos porque, en Tercera división, vivir del balón está al alcance de muy pocos. Técnicos y jugadores en su mayoría anónimos para el gran público, pero algunos de ellos con brillantes éxitos en su palmarés aunque ahora les toca batallar en estadios alejados de los focos del glamour. Es el caso de Jorge Pina, centrocampista del CD El Palo, conjunto del popular barrio malagueño del mismo nombre que el domingo recibe la visita del Illueca. Un veterano (36 años) que en 2002 tocó el cielo proclamándose campeón de la Eurocopa sub 19. En aquella selección compartía vestuarios y concentraciones con dos compañeros que ahora son leyendas en el fútbol español, Andrés Iniesta y Fernando Torres. «De aquella etapa tengo recuerdos muy bonitos. Fue maravilloso haber podido ganar un campeonato de Europa y poder haber coincidido con tantos grandes futbolistas», explica a ABC. El paso del tiempo, sin embargo, se deja notar y habla de ello con naturalidad: «Actualmente ya no mantengo contacto con ninguno de ellos». Su familia ahora es la del CD El Palo, con la que sueña poder dar el salto a Segunda B.

Aquella Eurocopa de 2002, en la que se derrotó a Alemania en la final (1-0), fue un magnífico escaparate que Iniesta y Fernando Torres supieron aprovechar para ir escalando peldaños y terminar pisando la cima del fútbol no solo español, también mundial. Otros compañeros de aquella selección no tuvieron la misma suerte, un factor siempre fundamental en este deporte. Jorge Pina (Zaragoza 28-02-1983), considerado en su día una de la grandes promesas del fútbol nacional, debutó con el Málaga en Primera división, pero durante su etapa como profesional jugó sobre todo en clubes de la categoría de plata. Racing de Ferrol, Salamanca, Sporting, Levante y Albacete fueron sus equipos en Segunda división, de la que se despidió en 2011. A partir de entonces, los campos de Segunda B y Tercera división se han convertido en el escenario de sus pases. Un currante que se entrega en cada partido y que ha sabido adaptarse perfectamente al cambio de status. «El fútbol modesto es muy sacrificado porque la gente combina sus trabajos con los entrenamientos nocturnos y, por supuesto, no es tan mediático como el profesional», asegura en su conversación con este periódico. Tras conocer la élite, el disfruta ahora de este fútbol más familiar y cercano.

«El Palo es un club de una barriada de Málaga, es un club humilde y muy familiar que destaca por la unidad que tenemos. Tanto directiva como jugadores somos como una piña, y en el campo nuestra virtud es esa, el trabajar mucho y darlo todo por el compañero», explica con nerviosismo ante el playoff que se avecina. «Ilusiona jugar un playoff, sobre todo por los compañeros, el club y la gente que se vuelca con nosotros».

Un objetivo muy diferente al que le tocó vivir junto a Fernando Torres e Iniesta. Un año después de levantar el título europeo, Jorge Pina se proclamó subcampeón con España en el Mundial Sub 20. Aquel centrocampista que despuntaba en las categorías inferiores de la selección es ahora una pieza fundamental en el CD El Palo, equipo que ha acabado cuarto en la Liga del Grupo IX de Tercera división y que este domingo inicia el camino en el playoff recibiendo al Illueca en el estadio San Ignacio. Fichado el pasado verano, habitual en las alineaciones, ha disputado 32 partidos a lo largo del curso, 25 de ellos como titular, en los que ha marcado dos goles. Su objetivo es seguir aportando en un playoff que tiene en vilo a la barriada de El Palo, que entre 2013 y 2015 ya disfrutó de su equipo en Segunda B, una experiencia que le gustaría repetir a sus aficionados. Jorge Pina intentará ayudar a ver el sueño cumplido.