Los jugadores de Boca esperan sobre el campo a que se calme el público - efe
Fútbol Internacional

Boca Juniors, descalificado de la Copa Libertadores tras los incidentes del partido contra River

La sanción de la Conmebol no incluye próximas ediciones, aunque multa al conjunto bonaerense con 200.000 dólares y cierra su estadio cuatro partidos

Actualizado:

Se esperaba una dura sanción y la Conmebol no se ha quedado corta. Boca Juniors ha sido descalificado de la Copa Libertadores tras los incidentes que provocaron sus aficionados en el partido de octavos de final contra River Plate, en el que atacaron a los jugadores con gas pimienta.

La sanción, sin embargo, no incluye las próximas ediciones de la competición y se limita únicamente a la de 2015, en la que no podrá continuar. Eso sí, el conjunto bonaerense deberá abonar una multa de 200.000 dólares por lo ocurrido y jugará sus próximos cuatro partidos de la Copa Libertadores con el estadio cerrado.

Se prohíbe también a Boca vender entradas a sus aficionados por los cuatro próximos partidos que juegue como visitante en competiciones de la Conmebol.

Por otra parte, advierte a Boca de que en caso de repetirse cualquier infracción similar «será de aplicación lo dispuesto en el Art 43 del Reglamento Disciplinario, y las consecuencias que del mismo se puedan derivar». El club de Buenos Aires podrá apelar la decisión en la próxima semana.

El anuncio hecho público este sábado clasifica directamente a River para cuartos de final, donde se enfrentará al Cruzeiro brasileño.

Un vergonzoso espectáculo

El encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores entre Boca y River se convirtió el pasado jueves en un escándalo mundial cuando la plantilla rival fue atacada por varios hinchas en la Bombonera con una sustancia irritante.

El suceso ocurrió cuando se encontraban en el túnel de acceso al campo para disputar la segunda parte del encuentro, que transcurría 0-0. Cuatro jugadores de River Plate, Leonardo Ponzio, Leonel Vangioni, Ramiro Funes Mori y Matías Kranevitter, fueron diagnosticados con «queratitis química» por el ataque.

El partido fue suspendido después de una hora y 14 minutos de producirse los hechos y La Bombonera fue clausurada por esos incidentes. En el momento de la suspensión, con el 0-0, la situación era favorable a River gracias al triunfo por 1-0 en el partido de ida con gol del uruguayo Carlos Sánchez.