Fórmula 1 - Gran Premio de España

Cruce de caminos para Carlos Sainz

Navega entre lograr resultados para McLaren, mitigar el vacío de Alonso y lanzar algún destello en su quinto año en la F1

Actualizado:

La antigua caravana del alonsismo, esa amalgama diversa de periodistas, patrocinadores y satélites que seguían al asturiano por todo el mundo, anda estos días en Montmeló desperdigada y sin rumbo. Falta la referencia de un líder carismático y global como Fernando Alonso, un tipo que habla poco pero siempre con determinación y jugo. Es la Fórmula 1 sin el creativo que la popularizó. Sigue existiendo en Barcelona con sus códigos inalterados (manda Mercedes por delante de Ferrari y Red Bull; y los demás, en otra división) y un español en liza, Carlos Sainz.

El madrileño navega en un cruce de caminos que no resulta sencillo: conseguir resultados para una potencia como McLaren y sellar el vacío que deja Alonso entre la afición española.

A Carlos Sainz le piden sus amigos y asesores del paddock que emita señales, que lance algún destello de su talento y arrojo en la pista, que olvide la opinión de los medios de comunicación y enamore con su pilotaje y sus formas a los jefes de equipo, Toto Wolff (jefe de Mercedes F1), Mattias Binotto (Ferrari), Helmut Marko (Red Bull) o Zak Brown (McLaren).

«Me tenéis a mí y espero que la F1 siga viva en España», decía a los periodistas. «Hay que seguir esperanzados. Yo haré todo lo que pueda».

Cada vez que se habla con él, Sainz recuerda que empezó a pilotar por los éxitos de Fernando Alonso, por la fascinación que le generaba. «Cuando tenía diez u once no sabía muy bien la dimensión que tenía mi padre. Los rallys no se daban por la televisión. La Fórmula 1, sí».

Tres años en Toro Rosso, uno en Renault y ahora en Mclaren en su quinta temporada en la F1, han colocado a Sainz en modo presión. Él mismo se exige resultados como piloto de McLaren. Se marchó a vivir al sur de Londres, cerca de la sede del equipo, y en McLaren están muy satisfechos con su total dedicación. Ayer mismo lo recordó Zak Brown, el CEO de la escudería. Gracias a la retirada de Alonso, Sainz puede seguir en la F1. De otra manera, no habría tenido hueco. Desligado de Red Bull, ha conseguido tiempo. Dos años de contrato con McLaren para demostrar su capacidad.