Cancellara, el nombre del día en el que España llegó a Lugano

EFE | MENDRISIO
Actualizado:

El de Fabian Cancellara, ganador de la contrarreloj, ha sido el nombre de los Campeonatos del Mundo de Ciclismo el día que la selección española de la prueba en ruta ha recalado en Lugano (Suiza), su lugar de alojamiento para evitar problemas de Alejandro Valverde en Italia, donde está sancionado y se encuentra el grueso de la expedición nacional.

Cancellara ha dado uno de esos recitales que acostumbra y que esta vez era más esperado que nunca. No obstante, amenaza con otro, aunque ése, el de ganar la prueba en ruta el domingo, le será muy complicado.

Será difícil que el de Berna repita el domingo. Por múltiples razones. Entre otras, porque el recorrido es muy duro y él no es escalador; porque su rueda será de las más vigiladas; porque tendrá mucho menos equipo que sus principales rivales (Valverde, Cunego, Samuel); y porque es improbable que tenga más chispa para los metros finales que los líderes españoles e italianos.

En todo caso, con lo de hoy el suizo ha cumplido. Las expectativas con respecto a él eran muy altas y, en su país y ante un público entregado, las ha cumplido de sobra.

El otro punto informativo de la jornada estaba un poco más al norte, en lugar de al sur como hubiera sido sin la marejada llegada esta semana desde Italia, donde Valverde está sancionado y la justicia deportiva le sigue teniendo en el punto de mira.

La concentración de España está en Italia, en Montano Lucino, una localidad en las afueras de la preciosa Como y cerca tanto de la frontera como de Mendrisio, unos diez kilómetros hacia el otro lado.

Allí tenían previsto llegar Valverde y sus compañeros, que el domingo serán gregarios, aún con Samuel Sánchez y Oscar Freire con cierta libertad. Pero unas declaraciones de un dirigente italiano de la UCI desataron una tormenta de la que la Federación Española, y quien sabe si incluso otros estamentos, no ha querido ser víctima.

Así, los corredores han tenido que realizar un viaje más 'pestoso' -utilizando la jerga ciclista- de lo que esperaban. En total han sido seis horas y cuarto en un traslado desde Madrid, vía Zurich, que les ha tenido 200 kms. en la carretera, donde pararon a comer.

En cuanto al aspecto deportivo, la participación española en la competición ha continuado hoy por el mismo camino del primer día, en el que los resultados más que discretos fueron malos.

Hoy, que se esperaba más que ayer, la decepción la ha protagonizado Iván Gutiérrez, medalla de plata en Madrid en 2005. El cántabro, que no había bajado de la posición 16 en sus cinco participaciones anteriores, se ha ido a la 35.

Más atrás acabó aún su paisano Juanjo Cobo, en la 42, si bien el de Cabezón de la Sal bastante ha hecho con estar dispuesto a correr una prueba que no había preparado y para la que sido llamado tras el positivo de Héctor Guerra, el primero en convocar.

En la única carrera de hoy, escoltaron a Cancellara en el podio el sueco Gustav Larsson y el alemán Tony Martin. Mañana será día de descanso y el sábado se retomará la competición con las pruebas en línea sub-23 masculina y elite femenina.