Baloncesto

La apuesta secreta del «Dream Team» en Sídney 2000

La plantilla de Estados Unidos apostó una prima de un millón de dólares para quien lograra un mate ante Yao Ming

Actualizado:

La selección estadounidense de baloncesto es uno de los combinados que, año tras año, competición tras competición, ha impuesto su superioridad en todas las canchas en las que ha jugado y ante todos los rivales a los que se ha medido. Tanto es así que, hablando de Juegos Olímpicos, únicamente no ha conseguido el oro en Múnich 1972, Seúl 1988 y Atenas 2004.

Diecinueve años después de Sídney 2000, uno de los integrantes de aquel «Dream Team», concretamente Kevin Garnett, ha desevlado uno de los retos que había en la plantilla de Estados Unidos, al margen, naturalmente, de hacerse con el oro. El ala-pívot ha confesasdo en la web 'Yahoo! Sports' la existencia de una apuesta secreta entre los jugadores. Esta tendría como protagonista al jugador chino Yao Ming.

Juegos Sídney 2000
Juegos Sídney 2000- AP

Tal y como ha reconocido, el vestuario de Estados Unidos, formado por estrellas como Ray Allen, Vince Carter o Alonzo Mourning, se llegó a jugar una prima de un millón de dólares para quien lograse machacar por encima de Yao Ming. El jugador chino, que por aquel entonces aún no había desembarcado en la NBA, suponía todo un reto de superación, pues su 2,29 metros de altura le convertían en una inmensa torre en la cancha.

«La gente no lo sabía, pero teníamos una prima por Yao Ming. Todos en el equipo apostamos. Acumulamos una cantidad de un millón de dólares y el ganador sería el primero que consiguiese hacer un mate frente a él». No obstante, la prima se quedó sin ganador, toda vez que Estados Unidos se midió a China únicamente en el partido inaugural: «Todos tratamos de hundirla frente a Yao, pero él taponaba o nosotros fallábamos», ha confesado Garnett.

Aquellos Juegos terminaron con la consecución de la medalla de oro de los estadounidenses, que se impusieron a Francia en la final (85-75).