Tuvalu, a la izquierda, tras los primeros metros de la serie de 100 metros - AFP
ATLETISMO

La interminable carrera de Sogelau Tuvalu

El atleta samoamericano ha marcado el segundo peor tiempo en una serie de 100 metros en la historia de los Mundiales

Actualizado:

El primer día en Daegu ha dejado cifras para la historia. Kenia se ha llevado de un plumazo todas las medallas en juego tras dos tripletes en las pruebas de fondo femeninas mientras que Usain Bolt ha dado su primer paseo por el tartán. Lejos de los oros, himnos, medallas y atención mediática queda el samoamericano Sogelau Tuvalu, que a sus 17 años ha marcado el segundo peor tiempo en una serie de 100 metros en la historia de los Mundiales.

A sus 17 años, Tuvalu participaba por primera vez en unos Mundiales. La diferencia con el resto de participantes era evidente antes de la salida. Le delataban su aspecto físico y su vestimenta. El natural de Samoa Americana era el único de su serie que no corría con unas zapatillas de clavos. Las casas de apuestas, según explica Joe Battaglia, un veterano periodista estadounidense, pagaban 50.000 dólares por cada uno apostado por su victoria.

A un mundo de Bolt

Tuvalu se las arregló para no ser eliminado por una salida falsa. Desde entonces la diferencia con sus competidores no hizo más que aumentar. En su serie se impuso el malayo Mohammad Noor Imran A Hadi con un tiempo de 10.77. Por entonces a Tuvalu le quedaban por recorrer alrededor de treinta metros.

Tras el esfuerzo, cruzaría la meta con un registro de 15.66 segundos, su mejor marca personal. A más de seis del récord del mundo de Usain Bolt.

A pesar de todo, el tiempo de Tuvalu no ha sido el más lento en la historia de los Mundiales. La peor marca sigue en manos de Kim Collins, que dejó el crono en 21.73 durante el Mundial de Atenas en 1997. Seis años después se proclamaría campeón del Mundo. «Participar aquí es un sueño hecho realidad», se conformaba tras la carrera Tuvalu. Saborear una medalla le queda, por ahora, demasiado lejos.