Joselito Adame se dobla con el toro
Joselito Adame se dobla con el toro - Efe

Brillante inicio de la Semana Grande de San Sebastián

Urdiales y Adame cortan una oreja a la encastada corrida de Fuente Ymbro

SAN SEBASTIÁN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Comienza una Semana Grande ilusionante, como las de hace años. Brillan, al sol, las bellezas de San Sebastián. ¡Qué alegría, ver repletos los tendidos de Illumbe! Y eso, a pesar de que el acceso a la Plaza es mucho peor que su comodidad. ¿Quién dijo que en San Sebastián ya no había afición a los toros? Los de Fuente Ymbro, encastados, dan juego variado; alguno, justo de fuerzas; muy aplaudidos, primero y tercero, a los que cortan oreja Diego Urdiales y Joselito Adame.

El riojano Urdiales afrontó esta temporada con mejores perspectivas, después de los elogios de Curro Romero. El primer Fuente Ymbro embiste largo, humilla, repite: un magnífico toro, que le permite a Diego lucir su estilo clásico en verónicas, rematadas en la boca de riego, y en naturales, con empaque y torería. Mata de media arriba y corta oreja (quizá el toro era de dos). Flaquea pero es reservón y pega arreones el cuarto, un «Impostor» que se vence, en el segundo muletazo, le propina una tremenda voltereta y un golpe con la pezuña, en el rostro. Sobreponiéndose, lo lidia con aseo y se lo quita de encima. Se ha librado de un serio percance.

Ureña, frente al toro, con los tendidos colmados
Ureña, frente al toro, con los tendidos colmados - Efe

Coincide con Urdiales en clasicismo y en ser predilecto de Las Ventas el murciano Ureña. Su gran arma es la mano izquierda; su punto flaco, la espada. El segundo toro embiste con suavidad pero se viene abajo muy pronto. Aguanta Paco con valor varios parones pero le piden que mate: lo hace a la segunda, saliendo entrampillado, y falla con el descabello. (Insisto en mi propuesta: debería limitarse el número de pinchazos, no sólo el tiempo). Traza lentos muletazos en el quinto, un «Sabueso» castaño, más noble que el de Baskerville, que inventó Conan Doyle. La faena es desigual, con algún momento de apuro. No le ha tocado ninguno de los dos grades toros.

Joselito Adame es, ahora mismo, el mexicano más capaz, para lidiar toros españoles. Su buen oficio es evidente. Viene de triunfar en Azpeitia y Gijón. Se muestra muy seguro en el tercero, un gran toro, «Turulato» (hermano de otro del mismo nombre, también excelente). Alentado por gritos de sus compatriotas (también han venido mexicanos a Illumbe), manda mucho y liga muletazos de mano baja por los dos lados. La técnica y la entrega conectan fácilmente con el público; es una faena de largo metraje, rematada con seguridad en la suerte de recibir: oreja. Lleva Adame una de las mejores cuadrillas actuales: en el sexto, aguanta perfectamente el picador Óscar Bernal y se luce con los palos Fernando Sánchez. El toro se duele en banderillas, llega a la muleta protestando, incierto y rebrincado. Joselito, por naturales, aguanta y le va enseñando a embestir. Sufre un palotazo pero sabe perfectamente lo que hace y, después de machetear (lo oportuno. aunque algunos no lo entiendan), mata bien. Sin rematar el triunfo, ha demostrado su actual momento de buen lidiador.

Esta tarde, en San Sebastián, se han anunciado dos manifestaciones: una, antitaurina; la otra, independentista. Saque cada uno sus conclusiones de la coincidencia. A pesar de las dificultades para llegar y salir, Illumbe, repleta, ha vuelto a ser una gran fiesta.

Postdata. Declara el gobierno balear que quiere prohibir las corridas de toros, no la Tauromaquia: así, se conservan los correbous (para no perder votos) y se intenta burlar la ley del Estado español. Es lo mismo que permitir las conferencias sobre teatro pero prohibir las representaciones teatrales: un claro ejemplo del esperpento español actual.