Bruce Springsteen, en mitad de un concierto en Santiago de Chile
Bruce Springsteen, en mitad de un concierto en Santiago de Chile - AFP

Ticketmaster justifica la «reventa» para el concierto de Bruce Springsteen en Madrid por la alta demanda

Cientos de usuarios denunciaron que se habían agotado «en dos horas» a la vez que se ofrecían en otra web del mismo grupo con precios que llegaban a doblar el origina

MADRIDActualizado:

Una demanda que excedió a la disponibilidad, como sucedió con la puesta a la venta de las entradas para el concierto de Bruce Springsteen en Madrid, motivó que el «sistema» reorientara las búsquedas hacia el «marketplace», es decir, la «reventa», según Ticketmaster.

FACUA-Consumidores en Acción exigió que se investigara la venta de entradas del concierto de Springsteen en Madrid a través de la plataforma Ticketmaster, ya que cientos de usuarios denunciaron que se habían agotado «en dos horas» a la vez que se ofrecían en otra web de «reventas» del mismo grupo, Seatwave «de inmediato», con precios que llegaban a doblar el original.

«Es técnicamente imposible atender más de 150.000 peticiones simultáneas de entradas cuando la disponibilidad es de 60.000, como sucedió en este caso», ha argumentado en un comunicado Ticketmaster, el único operador oficial del concierto de Springsteen en Madrid.

Cuando las entradas «del mercado primario» o las que son «más deseadas por el público y los niveles de demanda exceden la disponibilidad» se agotan, las entradas «aparecen inevitablemente» en los «marketplace» como Seatwave, explican.

«Totalmente legal»

«Vender entradas a través de un 'marketplace' online es totalmente legal y ayuda a evitar la reventa en sitios web no seguros y en la calle» y en ese sentido, dicen, en Seatwave el precio se determina por lo que el fan esté «dispuesto a pagar».

Miles de fans «conectaron simultáneamente» con su web, a través de la que se podía comprar un máximo de 6 entradas por tarjeta de crédito, y su centro de atención al cliente «tuvo momentos de colapso», detallan.

El sistema, afirma en su nota Ticketmaster, «rindió a muy alto nivel» llegando a «picos de venta» de 400 entradas por minuto y despacharon la totalidad del aforo -60.000 plazas- «en menos de tres horas, un registro sin precedentes».

«Uno de los principales objetivos de Ticketmaster es garantizar que el mayor número de entradas posibles sean compradas por fans reales, y no por especuladores que tratan de revender las entradas a precios superiores», añaden.